Mariano Uzcátegui Urdaneta

Don Mariano / 1927 – 2009

Sus pensamientos..

 

La Palabra Medio de Comunicación Social (1995)

 

———————————————–

 

LIBROS EN PREPARACION 1.999

ESTIMATIVA JURIDICA

Para 1999 está previsto el desarrollo de este tema y del siguiente:

“Análisis Pragmático del quehacer humano de cuatro apellidos emeritenses del siglo XIX”:

UZCÁTEGUI BURGUERA

UZCÁTEGUI DÁVILA,

UZCÁTEGUI MONREAL

UZCÁTEGUI URDANETA

Familiares cercanos del Canónigo Francisco Antonio Uzcátegui Dávila.

ESTIMATIVA JURÍDICA

Los seis temas precedentes a la Estimativa Jurídica, constituyen los prolegómenos del presente tema.

Hemos presentado al ser humano personal y social, como individuo perteneciente a la especie humana, entre los innumerables entes y cosas que habitan   el universo;

analizamos su estructura física y espiritual, cualidades reversibles, coexistentes y  concurrentes simultáneas y dinámicas  en lo cualitativamente  humano, inherentes a su propia naturaleza sui géneris;

su medio ambiente de vida paralela a su existencia corporal y espiritual.

El ser humano como punto central determinante de relaciones personales, sociales, económicas y políticas, dentro de los vectores obligantes en su existencia humana que se desarrolla en vidas paralelas en plano de igualdad.

En su imperio personal es el supremo dueño y señor de los animales y de la naturaleza viva,  lo cual lo diferencia de los demás animales no razonantes.

Pues, bien, este es el ambiente natural donde la Ciencia del Derecho encuentra campo fértil para su desarrollo dentro de la esfera de Valores trascendentales de la vida, esenciales en la comunicación intersubjetiva social, que se apoya en intereses públicos y privados, nacionales e internacionales, campo específico del Derecho como Ciencia y propio para la especulación razonante de la Filosofía individual y colectiva.

Estos son los elementos constitutivos de la Estimativa Jurídica, que, como tales, hemos analizado, con detenimiento, en los temas anteriores.

Los Fines del Derecho, objeto de estudio del presente tema, los analizaremos así:

La Justicia Según la Biblia; Platón; Aristóteles; Santo Tomás. Requisitos esenciales de la Justicia.

El Bien Común. Factores del Bien Común.  Teorías para resolver los conflictos entre Bien Común y  Bien Individual.

La Seguridad Jurídica.

FINES DEL DERECHO

Como tema específico sobre el punto que tratamos en este tema, réstanos hacer un recuento sobre la praxis del mismo, a lo largo de la historia hasta nuestros días.

Partiendo del hecho inobjetable históricamente, de que las GUERRAS han constituido el status quo de la humanidad hasta nuestros días, no cabe duda que su antídoto es el orden y la paz que proclaman los Estados Democráticos de Derecho  modernos, como única justificación de su razón de ser.

El logro de la Paz y la armonía humanas, por este medio, se logra, en primer lugar, recurriendo a un “orden estructurado sobre un principio superior hipotético, contenido en una Constitución Originaria de un Estado territorial soberano y autónomo en el cual se asienta una nación cuyo vínculo IGUALITARIO es el PACTO POLITÍCO entre Gobernantes y Gobernados, que el Estado, con la fuerza legítima del Poder Público y con el apoyo de los funcionarios gubernamentales, ciudadanos e instituciones públicas y privadas, debe imponer, en cumplimiento de sus metas teleológicas.

En segundo lugar, estableciendo, en la Constitución Originaria, un sistema de elecciones libres y transparentes donde los ciudadanos, conforme a la Constitución y las leyes, puedan elegir y ser electos, sin discriminación alguna, salvo para quienes han cumplido penas de prisión o presidio, por decisiones judiciales definitivamente firmes.

Estos son los fines del Derecho, en todo Estado Democrático, cuyo contenido es la materia explicada en los seis temas que le antecedieron

Estos FINES DEL DERECHO se resumen en los siguientes Principios:

 

LIBERTAD

IGUALDAD ANTE LA LEY

JUSTICIA

EQUIDAD

BIEN COMÚN

SEGURIDAD JURÍDICA

ARMONÍA Y PAZ INDIVIDUAL Y SOCIAL,

los cuales estudiaremos, analizando las sabias y bondadosas enseñanzas y principios acumulados en nuestros días, que nos dejaron los  ancestrales precursores de la Cultura y Civilización Real y actual, en perenne y constante movimiento evolutivo, que como tal heredamos del pasado.

En la Prehistoria de la humanidad, el desarrollo intelectual del  hombre primitivo, no contaba aún con la capacidad intelectual para captar valores que no se encontraban acumulados en su Cultura y Civilización, cuando ésta estaba en sus inicios. Por ello ubicamos el desarrollo de los Valores trascendentes, a partir de la época Greco Romana de Sócrates y sus seguidores, hasta nuestros días, etapa en la que se ha producido su concepción y desarrollo ascendente y su captación espiritual, incluso en lo material.

Este fenómeno se produce con el Industrialismo del siglo XVIII y el Capitalismo que adviene como consecuencia de aquel, en principio, sin deseos egoístas como los desarrollados dentro de su propia evolución posterior, que produjo un desequilibrio dialéctico en la historia de la vida, dentro de los Estados Democráticos de Derecho de hoy día, como consecuencia de las revoluciones que han interrumpido el movimiento normal de la evolución propia de la Civilización y la Cultura, que es extraña y ajena al sentido semántico de revolución, en quienes comprenden, dialécticamente, el idioma castellano.

De aquí la importancia de la semántica didáctica,  del tropo idiomático de las palabras en la sinécdoque y la correcta interpretación del Artículo 4º del Código Civil venezolano.

 —————————-

DESDE DESCARTES HASTA EL LIBRO DE URANTIA

En Homenaje al Ilustre Maestro y Amigo,

Dr. RAFAEL PIZANI,

A LOS CIEN AÑOS DE SU NACIMIENTO

Por

Mariano Uzcátegui Urdaneta

 

El Pensamiento Intelectual Filosófico, Científico y Jurídico  Latinoamericano, rinde un Justo y Laureado Homenaje al Dr. RAFAEL PIZANI, Maestro de Maestros en el campo de las Ciencias Jurídicas y Políticas en América Latina. La Juventud de hoy, Cuerpos Académicos y Docentes, Instituciones Científicas,  Culturales y Laborales, al cumplirse el diecisiete de febrero del 2009 los CIEN AÑOS DE SU NACIMIENTO, en Torondoy, Estado Mérida. Venezuela.

 

Su Nombre hace vibrar nuestro espíritu dentro de la virtual vivencia  de los Valores Positivos Absolutos del pentagrama axiológico.  ¡Es su presencia,  síntesis armoniosa  del  Valor mismo! Consejero sabio y probo que frena todo lo inapropiado, lo incorrecto, lo inmoral, lo anti ético o lo anti social e ilegal.

Con acogedora simpatía siempre reflejada en su mirar profundo al entrecejo de  su interlocutor, en acogedora sonrisa  que por sí misma expresa y comunica los más sinceros mensajes que su alma, espíritu y mente atesoran y envían con verbo patético,  al receptor preparado para recibirlos.

 

El alto honor que percibimos al iniciar nuestra carrera universitaria en los años académicos 1947 – 1948, fue escuchar como primera clase universitaria, el patetismo elocuente de este insigne Maestro de Maestros en Ciencias  Jurídicas y Políticas de América Latina, en la asignatura de pensum: “Principios Generales del Derecho”, hoy, “Introducción al Derecho”.

 

Este sabio Maestro –Insignia en su Clase– explicó a sus alumnos, muchos de ellos, más tarde, sus “discípulos”, que,   “Cualquier nuevo objeto de conocimiento que nos propongamos conocer como actividad propia de nuestra vida en el quehacer cotidiano, conlleva el elemental problema propio y común de cualquier educando sobre un objeto de conocimiento específico, concreto y determinable, con características propias, cuyo estudio nos ha atraído por cualquier razón y por lo tanto, queremos conocer a fondo, como ocurre con el científico, el filósofo, el sociólogo, el historiador, o alguna rama de las ciencias de la salud (medicina, biología, química, biogenética, y otras de las muy variadas ramas y sub ramas de las diversas ciencias” .

 

La semejanza y la diferencia entre un Maestro o Profesor y un Estudiante o Discípulo es muy simple:

Uno estudió la materia respectiva, primero que el otro.

Las semejanzas a un mismo nivel consiste en que, en cada caso, el interdisciplinario grupo, según su nivel– siente la misma curiosidad, necesidad, o deseo de analizar, estudiar y conocer uno o varios objetos de conocimiento determinados y concretos, con características propias y sus diferencias con  los demás objetos de conocimiento “en forma clara y distinta” como lo señala, René Descartes (“nuestro baquiano”), en el  “Discurso del Método”.

 

En este caso, los grupos de investigación o estudio del objeto de conocimiento se diferencian por la profundidad de los mismos en cada grupo.

De una misma investigación menos profunda, se puede ascender a una investigación más profunda, en donde el Sujeto o Persona individual investigadora puede ascender a un nivel superior y continuar como tal, hasta alcanzar su propia meta en cuanto al nivel superior deseado personal e individualmente.

Se trata, ahora, de buscar los medios metodológicamente aplicables para el logro de los fines propuestos dentro de la escala axiológica de Valores Absolutos Positivos que potencialmente son intrínsecos a la personalidad individual de cada quien, como consecuencia de la  “sinergia del conocimiento útil, completo y oportuno” que proviene del Poseer o Posesión con dominio de quienes lo poseen y son propietarios de los derechos que le corresponden por su trabajo creativo, material, intelectual o espiritual que implican el desgaste personal de su energía vital imprescindible para el equilibrio  homeostático  de la dirección, intensidad y sentido de las fuerzas sectoriales vectoriales y sub vectoriales, que en cada ciclo completo, arrancan de su punto de partida para retornar al mismo “mejoradas”, a fin de obtener conforme a los  resultados mejorados como productos de la Civilización y la Cultura humana inteligente y creativa por su ingenio y su talento evolutivo, el ascenso Cultural y “Civililizatorio” del progreso constante, e ininterrumpido y sin saltos en el tiempo ni en el espacio.

Estos resultados mejorados constituyen el primer efecto real de la “relación trialéctica”, como se explica en las pp. 12, 13 y siguientes de la “Teoría Trialéctica”, expuesta en “Cuadernos  del CEPSAL 3”, Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL), Facultad de Ciencias, Universidad  de Los Andes, Mérida. Venezuela.   Principios e ideas firmemente claras y distintas en el espíritu, mente y razón para el razonamiento lógico, en  el Maestro de Maestros, RAFAEL PIZANI, cuando propuso y ejecutó, en el devenir de su vida, el plan de Reforma de los Estudios de Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela, proyectado a las demás Universidades venezolanas y a las del Continente Latinoamericano, que adolecían de los mismos males y requerían, en consecuencia, del mismo remedio,

No es un eco aislado el que vibra en Venezuela; es un alerta que proviene de la milenaria Europa, acompañado en su propósito por profesores Latinoamericanos: Moisés Nilve, en Argentina, Nieto Arteta, en Colombia,  Francisco Romero, E. Puciarelli, Eduardo García Maynez, Luis Recasens Siches, entre otros,  en México, Risieri Frondizi, en República Dominicana,  Sayagués Lazo y Eduardo J. Couture en Uruguay, Luis Loreto, Joaquín Sánchez Covisa, y. el grupo autoral de la Revista (trimestral) “CULTURA JURÍDICA”, fundada y dirigida por el Dr. RAFAEL PIZANI  en 1941, en Venezuela, trazaron caminos jurídicos en el Continente Latinoamericano para que las Ciencias Jurídicas siguieran su sendero.       

Durante su vida, este Insigne, sencillo y probo jurista científico venezolano, honra de nuestra patria, jamás concibió los regímenes tiránicos ni totalitarios, contra los que dirigía su proa la Revista “Cultura Jurídica”. Su creencia era determinante de su fe. Su único posible Sistema de Gobierno para Países, Naciones y Pueblos, como lo previó Simón Bolívar, nuestro Libertador, era el Republicano Democrático, basado en la autodeterminación de los pueblos, como está aferrado al alma y espíritu de la nacionalidad venezolana. ¡Nuestra idiosincrasia telúrica! ni con aquellos grupúsculos  desertores morales de la Fuerza Armada Nacional, en sus diversas ramas, que, para poder ascender en la jerarquía militar, necesitan, por incapacidad, ganarse un ascenso con la más ignominiosa actitud ciudadana: obtener el Ascenso a cambio de su consciencia traidora a los más nobles sentimientos patrióticos.

Por estas razones nos enseñaba en sus clases que estos principios a los que hemos hecho referencia, se encontraban contenidos en el “DISCURSO DEL MÉTODO”, del Insigne matemático y filósofo francés RENÉ DESCARTES (1596 – 1650). En tal sentido, es uno de los “baquianos” cuya obra debemos conocer directamente para formarnos criterio  comprensivo sobre nuestro objeto de estudio seleccionado como actividad profesional para nuestra vida futura y un correcto ejercicio social como “Doctores en Ciencias Políticas” que nos otorgará la Universidad y como Abogados de la República, que nos otorgará, en Venezuela, el Juzgado Superior Primero en lo Civil y Mercantil.

 

Estaban en pleno apogeo en aquel entonces, las críticas adversas que a nivel mundial habían formulado a la “Teoría Pura del Derecho”, emanada del ingenio y talento austro-judío de Hans Kelsen, divulgada en 1911 en su idioma original (alemán).

 

Tratándose de una obra científica-jurídica, del profundo pensamiento científico de la Escuela Vienesa del sudeste austriaco, fundada por Hans Kelsen, Adolfo Merkel y otros  mundialmente reconocidos autores  por su profundo conocimiento científico sobre el Derecho, la Doctrina y la Jurisprudencia, el Maestro y Profesor RAFAEL PIZANI no dudó en iniciar sistemáticamente su estudio y adoptar la sinergia de su conocimiento, para divulgarla entre quienes éramos sus alumnos con la metodología propia por ellos adoptada, razón por la cual pudimos comprender con suficiente claridad la problemática planteada, y profundizar también, por nuestra parte, aquellos conocimientos, posesionándonos de ellos.

 

Cuando la Editorial Eudeba de la Universidad de Buenos Aires tradujo la edición francesa en 1960 asesorada, revisada y autorizada por el propio Kelsen, nos permitió captar la realidad de la problemática en toda su extensión y comprender que la mayoría de la críticas adversas de las que teníamos conocimiento, carecían plenamente de sentido científico, y otras, conocidas nuestras porque sus autores nos habían sido recomendados en la cátedra de “Principios Generales del Derecho”, hoy, “Introducción al Derecho” como Recasens Siches, García Maynez y Del Vecchio, quienes no contradecían sus fundamentos de fondo, sino los explicaban o aclaraban dentro de una comprensible interpretación científica dialéctica.

 

La aclaratoria final la hace el propio Kelsen cuando en el año 2000, ya fallecido Hans Kelsen, aparece una traducción al castellano con los siguientes Créditos:

 

HANS KELSEN

 

TEORÍA PURA

DEL

DERECHO

Traducción del original en alemán

Roberto J.  Vernengo

 

11ª edición

 

EDITORIAL PORRÚA

  1. REPÚBLICA ARGENTINA 15

 

MÉXICO 2000

Primera edición en español 1979

Primera edición en Editorial Porrúa S.A 1991

 

 

Copyright ©  2000

 

Traducción con la autorización de la Publishing House Austrian State Printing Office y el Instituto Hans Kelsen en Viena.

Esta edición y sus características son propiedad de la EDITORIAL PORRÚA S.A. de C.V          4

Av. República Argentina, 15 altos. Col. Centro.06020, México  D.F

Queda hecho el depósito que marca la ley.

Derechos reservados

ISBN 970-07-2443-3.

IMPRESO EN MÉXICO

PRINTED IN MÉXICO

 

Se desprende de este texto original en alemán y de su traducción al castellano y otros idiomas, que después de más de veinte años de la edición en francés autorizada, dirigida  revisada y ordenada su ejecución (publicación) por  el propio autor, su contenido y finalidad inicial, siguen siendo las mismas, pero con una mejor distribución y dicción a los fines de la interpretación didáctica-semántica en el devenir dialéctico de los avances sucesivos y consecutivos de la Cultura para el logro del Progreso de la Civilización y de la propia Cultura, de conformidad con los Valores Absolutos, hasta encontrar la Energía Creadora de todo cuanto existe en forma visible e invisible. Dicha Energía será, así, la Primera Causa o Causa no Causada, plenamente reconocida por el Conocimiento Científico de nuestros días.

 

En el Prólogo a la Primera Edición en alemán, KELSEN. Refiriéndose a los CRÍTICOS de su TEORÍA PURA DEL DERECHO,  afirma lo siguiente:

  • “Con satisfacción pude comprobar hoy que no he quedado solo en ese camino.
  • “En todos los países civilizados, en todos los círculos donde se cumplen los tan diversos trabajos profesionales jurídicos, tanto en los teóricos como en los prácticos, e inclusive en los representantes de ciencias próximas, encontré una aprobación animadora. Se cerraron vínculos más estrechos entre un círculo de investigadores con idénticos propósitos, que se puede denominar mi “escuela”, y que sólo lo es en el sentido que allí cada uno intenta aprender del otro, sin renunciar por ello a proseguir su propio camino. No es escaso tampoco el número de aquellos que, sin adoptar la Teoría Pura del Derecho, en parte sin nombrarla, e inclusive rechazándola directamente y poco amistosamente, toman de ella resultados esenciales. A estos agradezco especialmente, puesto que ellos testimonian, aún contra su voluntad, mejor que los partidarios más fieles, la utilidad de mi doctrina”.
  • “La misma ha provocado, junto a reconocimiento e imitación, también oposición;  una oposición desatada  con un apasionamiento casi sin ejemplos en la historia de la ciencia del derecho y que de ninguna manera puede explicarse a partir de  las oposiciones objetivas que así aparecen”.
  • “Puesto que dicha oposición reposa en parte en malos entendidos que, por añadidura, no parecieran ser enteramente inintencionales y que apenas podrían, cuando se dan realmente, justificar la profunda actitud del opositor”.
  • “Puesto que la teoría combatida no es de ninguna manera tan inauditamente nueva, ni se encuentra en contradicción con todo lo producido hasta ahora.”

 

Estos argumentos de Kelsen ponen a las claras la ausencia de objetividad científica en los argumentos que se presentaron como Crítica negativa a los fundamentos de su “Teoría Pura del Derecho”, por falta de prueba fehaciente no fundamentada en entelequias perfectibles que soporten una comprobación científica. La  mera enunciación de un silogismo, puede resultar un sofisma si no está basado en una realidad fehacientemente comprobada, lo que en todo caso, no nos permitirá una observación “clara y distinta” de los elementos estructurales de nuestro objeto de conocimiento, como nos lo dice Descartes.

 

La “Teoría Egológica del Derecho, del profesor Carlos Cossio de Argentina, nos plantea la existencia de un Derecho sin Normas, lo que contradice en forma absoluta el planteamiento de la “Teoría Pura del Derecho”.

Esta Tesis carece de objetividad científica positiva según los postulados del “Discurso del Método” de René Descartes y rechazada por el  científico del Derecho Profesor Rafael Pizani, en sus “Reparos a la Teoría Egológica del Derecho” Ediciones Edime  Caracas – Madrid.

 

“La Teoría Egológica sostiene que, para tomar contacto con el Derecho y posesionárselo en cuanto objeto, basta una aprehensión intuitiva; que para ello no es necesario recurrir a ninguna norma ni dar ninguna  intervención a lo normativo”.

 

Cuando se habla de “posesionamiento” del “Derecho como Objeto”, presumimos que se refiere a un “Objeto de Conocimiento” concretamente, y si estamos en lo correcto, el “objeto de conocimiento” no es susceptible de “posesionamiento personal individual ni social” porque constituyen “derechos” contenidos en una norma constitucional, legal, moral, ética, convencional o religiosa, de uso igualitario dentro de los límites normativos del concepto de libertad del libre albedrío regulado por diversos tipos de normas con características propias y específicas para cada tipo. Y no las basadas en aprehensiones intuitivas sucesivas, cuyo proceso se nos presenta confuso y nada concreto ni específico.

 

En los “REPAROS A LA TEORÍA EGOLÓGICA DEL DERECHO”, El Dr. Rafael Pizani, Científico del Derecho, profesor en la Universidad Central de Venezuela,  en la Cátedra  de “Principios Generales del Derecho, hoy, “Introducción al Derecho”, se expresa en los siguientes  términos:

 

“El equívoco resulta de las propias expresiones de Cossio para quien aparecen como sinónimos la conducta y la acción humana, en las cuales nosotros, por el contrario, intuimos, con entera evidencia comprobada, diferencias esenciales que, por la importancia que tienen, debemos destacar desde ahora para más adelante. Para Cossio “las acciones humanas son los tramos o fragmentos en que se desarticula la conducta como tal, en cuanto que la acción o conducta es hecha objeto de conocimiento.’

“Por lo demás, lo que Cossio somete a nuestra atención como dato en el ejemplo que anotamos y transcribimos antes, es la acción humana. El resultado empírico de esa acción (la  transportación del libro) aparece superfluo, pues bastaría imaginar cualquier acción humana para lograr la intuición buscada por Cossio. Esto aparece claro en el posterior desenvolvimiento, al decir Cossio:

“Pero hay otra intuición posible del mismo dato de nuestro  ejemplo. Considero ahora la transportación del libro no en mi bruto y mero hacer, sino en cuanto que, en cada instante, eso que hago va coordinado e integrado con lo que omito. El hacer y el omitir concomitante aparecen ahora a la vista en cuanto que dados en el dato; mi hacer – y la transportación del libro como hacer – es ahora un poder hacer con su irrenunciable poder inmanente, referencia a un ego, es decir, su libertad en presencia. Y bien se advierte la imposibilidad de ver a mi hacer como libertad, considerando solamente el hacer y prescindiendo de las omisiones concomitantes  que integran el poder hacer. Esta es la consideración de la conducta en su interferencia subjetiva de acciones posibles, que la constituye en el objeto del conocimiento moral, cuando sobre tal base, quiero concebirla conceptualmente. Como se comprende, la Naturaleza en el hombre, no admite esta consideración”.

 

“Nos parece advertir un insensible y falaz desplazamiento del  dato en este desenvolvimiento de Cossio. Porque en nuestro concepto, no es legítimo, dentro del método fenomenológico acogido por Cossio para mostrarnos la intuición del Derecho sin normas, pasar de la acción o del hacer, sin previamente  haber agotado la descripción pura del dato. Cossio ni siquiera intenta esta descripción, sino que, dogmáticamente, da por ingrediente del dato (la acción humana) la posibilidad de la  misma, referida esta posibilidad – en sucesión caleidoscópica—el ego y a la idea de la libertad’.

“El dato de la acción aparece reemplazado por el poder hacer: el hecho, por la posibilidad, lo que compromete gravemente la legitimidad de los resultados obtenidos, que,  más que intuidos en el dato, aparecen conceptualmente insertados en el mismo por un propósito temático intelectual que parece  predominar”.

Es aquí donde el Profesor RAFAEL PIZANI, de la Universidad Central de Venezuela realiza contacto homeóstico (equilibrado)  con el pensamiento de René Descartes. Realiza una sinécdoque idiomática didáctica semántica precisa cuando expresa:

“Para nosotros es imposible intuir la omisión en la acción, el omitir en el hacer, porque uno y otro aparecen en la simple descripción, cuando nos abstenemos de cohacerlos con caracteres esenciales diferentes. El hacer pone un resultado físico, sensible, en el espacio y en el tiempo, que no aparecen en el omitir, el cual sólo puede ser percibido desde el sujeto y por el sujeto, como fenómeno de su voluntad, que mientras no se exteriorice en la acción, no puede ser objetivamente conocido.  En otros términos: en la acción aprehendemos como objeto un algo que no aparece en la omisión.  La acción, como tal, es, precisamente, la negación de la omisión, y, por lo tanto, no pueden coexistir. Y cuando nos invita a ver el hacer  y el omitir concomitante en una acción, es porque insensiblemente hemos insertado una relación entre ellos y este nexo no aparece como ingrediente del dato (la acción), sino como pensado en el mismo, como concepto, siendo así que, según propia confirmación de Cossio, a “un concepto no se le intuye sino que se le piensa en un acto psicológico específico llamado ideación”.

“Cossio incurre en una confusión frecuente entre la relación que conceptualmente podemos establecer entre la acción y la omisión con la coexistencia  de ambas como hechos. Esta coexistencia en los hechos, es, como ya dijimos, imposible para nosotros, en virtud de que la acción es la negación de la omisión y no pueden ser  incluidas en el mismo dato como quiere Cossio.  En la acción, pura y simplemente aprehendemos eso: la acción y nada más. Las omisiones no son sino meras  posibilidades relacionadas con aquella en nuestro pensamiento”.

“Por esta fundamental y decisiva decisión, Cossio no  advierte el vicio inicial de sustituir el dato, o sea, la acción, por el poder hacer o, lo que es lo mismo, la sustitución del hecho (hacer) por un concepto (poder hacer); omisiones posibles”, (“que implica un acto psicológico de conocimiento”).

Las omisiones no pueden ser intuidas en los mismos datos, porque siendo relaciones entre “hechos”, sería un contrasentido.

Igualmente, por los argumentos expuestos, no podemos admitir los alegatos del profesor CARLOS COSSIO, introductor y profesor  de la TEORÍA EGOLÓGICA DEL DERECHO que niega la existencia del Derecho como NORMA DE CONDUCTA, para sustituirla por una INTUICIÓN PSICOLÓGICA, que implica una conducta que no obedece a NORMA ALGUNA; que deja a los “HECHOS”, “ACTOS”, “NEGOCIOS JURÍDICOS”, “EL DELITO, “LA SANCIÓN”, “LA PENA” Y “TODOS LOS DEMÁS CONCEPTOS FUNDAMENTALES DEL  DERECHO” A LA DERIVA, no obstante su cualidad existencial entitativa y cualitativa, como causados, que rescató la Escuela Vienesa del Derecho.

 

La  Jerarquización de las Normas Jurídicas, lograda por Adolfo Merkl y la pureza metódica contenida en la Teoría Pura del Derecho de Hans Kelsen, constituyen hasta hoy, en los Estados Democráticos de Derecho, la base esencial única de los Principios de Constitucionalidad, Legalidad, Soberanía, Alternabilidad subjetiva del Poder Público, Derechos y Deberes Ciudadanos, Igualdad ante la Ley, y Libertad, entre muchos otros.

Estos Principios son de contenido  que se encuentran recogidos en forma válida, vigente y eficaz para su aplicación constante y oportuna a los Hechos, Actos y Negocios Jurídicos que derivan de las relaciones humanas en todos sus niveles,   en la parte Estática y Dinámica del Derecho, como científicamente lo señala Kelsen.

 

No puede admitirse a las ligeras, sin un planteamiento científico  propio,  la Sinecdoque idiomática como la realizada por el Científico del Derecho, profesor RAFAEL PIZANI, de la mano con el pensamiento del profesor RISIERI FRONDIZI, de la Universidad de Puerto Rico, traductor y comentarista bilingüe francés –  español, del “DISCURSO DEL METODO” por  RENE DESCARTES, editado por Revista de Occidente, dirigida por don JOSE ORTEGA Y GASSET, Madrid, España.

El ajuste entre su pensamiento e idea intelectual, con el de RENÉ DESCARTES, en su obra “REPAROS A LA TEORÍA EGOLÓGICA DEL DERECHO”, por el profesor CARLOS COSSIO, de la Universidad de Buenos Aires, recogida por la Editorial Pensamiento Vivo, C.A., Caracas, Venezuela, curso correspondiente al año académico 1947-1948, nos recomienda  a  quienes como alumnos del Primer Año de la Carrera de Derecho le escuchábamos, recurrir a los “baquianos” del  pensamiento universal en las materias respectivas, para  formarnos también – un conocimiento universal, sobre cada una de ellas.

El profesor RAFAEL PIZANI, ¡Maestro de Maestros! inició sus Clases disertando sobre el “DISCURSO DEL MÉTODO”  (1596   – 1650), según el cual sólo debíamos admitir, para llegar a verdades objetivas, fehacientes a nuestro conocimiento, comprobadas y comprobables científicamente, mediante un Método que permita establecer las características esenciales que sirven de fundamento al objeto de conocimiento en estudio, y, establecer sus diferencias específicas con otros objetos de conocimiento que tienen las propias, las cuales deben ser comparadas con precisión recíproca, mutua,  reiterada y persistente. Sólo así surge el Silogismo. De lo contrario, es un Sofisma que falsea toda Realidad. El Método a seguir es el conocido como “Fenomenológico”.

 

De las críticas más sólidas que se han hecho a Descartes sobre sus Obras  escritas, es la relativa a su concepción de DIOS, y la   prueba de Su existencia,  así como a su concepción del Mundo.

En su época, sólo se hablaba del  método o camino para llegar al conocimiento científico en una forma sólo “presumible”. Se  sentía la necesidad esencial de un  método para llegar al conocimiento científico, al conocimiento de la verdad, al conocimiento de Dios, al conocimiento del bien o del mal, o sobre la existencia del propio Demonio. No existía otra posibilidad de conocimiento sino al que se podía llegar por la lógica aristotélica sobre la categoría de objetos cognoscibles por la razón, a través del silogismo aristotélico.  Fue este método “único”, al que, precisamente, depuró  Descartes, porque a través del mismo no se podía demostrar ni a Dios, ni el conocimiento veraz, ni la verdad, ni la existencia de Dios o la del Demonio,  ni nuestra propia  existencia, ni la del mundo con sus seres, todo lo cual podía sería una irrealidad, un sueño, una quimera.

Lo  cierto es que Descartes crea un nuevo paradigma que en más de 400 años no hemos terminado de asimilar firmemente.

 

En el cuarto período  de la Filosofía griega conocido como  Helenístico Romano, la duda respecto a la capacidad  cognoscitiva del hombre planteada por los sofistas, se hace “consecuente y sistemática”. Como dice Augusto Messer, con los Escépticos, escuela fundada por Pirrón de Elis, quien murió 275 años A., de C.,  niega la posibilidad de todo  conocimiento, iniciándose un  escepticismo radical. Al efecto, Pirrón sostenía que “nada es bello ni feo, justo ni injusto; que análogamente es todo, que nada es verdad, y que los hombres, en su conducta no hacen sino seguir supuestos y hábitos, pues todas las cosas son “tanto esto como aquello”. Hay ausencia total de método alguno para el conocimiento;  éste no puede existir ya que “todo es, a la vez,  “cierto y falso”; “lo uno o lo otro”. Los escépticos vivieron la Época Histórica del  desbordamiento abusivo del Racionalismo, según la cual, éste aparentaba tener la razón. Pero era sólo una falsa interpretación de la Realidad.

Contra esta falsa “Filosofía”, que Incluyó al silogismo  aristotélico,  es que surge la “DUDA  METÓDICA” de Descartes: “COGITO, ERGO SUM”, (PIENSO, LUEGO EXISTO); “verdades de razón” que no dependen de la experiencia, se hace necesaria una metodología apropiada para el  conocimiento del objeto a ser conocido.

Fue necesario que adviniera el desarrollo de El Renacimiento  y la aparición de Emanuel Kant (1724-1804) con su doctrina sobre el Conocimiento, para depurar, con apetencia universal, conceptos e ideales, mediante el empleo de metodologías apropiadas  para alcanzar el conocimiento científico,  hasta entonces  oculto a la percepción intelectual humana.

Estos señalamientos kantianos y neokantianos no habían  escapado a la profunda y abierta mente de Descartes, cuyo ingenio ha cubierto tiempo y espacio  hasta sobre pasar el siglo XX, por tiempo incalculable en las generaciones futuras. No escapó la mente de Descartes en lo referente a sus argumentos sobre la existencia real de Dios como Creador de todo cuanto existe, lo que mal podía resultar “veraz”  en el  análisis de un objeto de conocimiento metafísico y no científico, comprensible a la luz de la razón.

Es en  el transcurrir de los siglos XIX y XX, cuando se ubican  las categorías de los objetos de conocimiento en cuatro esferas distintas, con métodos propios cada una para alcanzar la “evidencia”  del objeto a conocer, así:

La Esfera de los objetos Naturales; Esfera de los objetos   Culturales; Esfera de los objetos Ideales; y, Esfera de los objetos Metafísicos; éstos, según el profesor CARLOS COSSIO, consisten en una mera INTUICIÓN. Y nosotros los denominamos: OBJETOS DE CONOCIMIENTO RELIGIOSO, no como simples intuiciones psicológicas, donde es el método correspondiente aplicado a cada uno de ellos, el determinante de la “evidencia” del objeto a ser conocido; cualquier confusión en la aplicación   del Método adecuado, conducirá, necesariamente, a la confusión y al error en cuanto a la “evidencia”. Esta deducción está contenida en las propias reflexiones cartesianas como lo prueba el hecho que DESCARTES elaboró su razonamiento en torno a dos de las esferas de las cuatro que  citamos: la de los objetos del mundo de la Naturaleza y la de los objetos Ideales, no separadas en forma “clara y distinta” para su época, y  con ello se traslada el propio espíritu cartesiano al siglo XX y comienzos del XXI.  Cualquier falla que podamos señalar a Descartes en cuanto a su pureza metódica, sólo puede encontrarse en la aplicación de su “Discurso del Método” a objetos pertenecientes a la esfera del mundo Cultural, cuyas leyes son descubiertas en el siglo XX, cuatrocientos (400) y más años después de la existencia corporal de este insigne  Arquitecto, Matemático y Filósofo, quien “presumía”, a ciencia  cierta objetos culturales con características propias de la Cultura, cuyas leyes no habían sido ni siquiera descubiertas, y, menos, enunciadas.

 

No obstante el desconocimiento en aquella época de los objetos    del Mundo de la Cultura, Descartes posee una metodología  “clara y distinta” para el tratamiento de sus propios “objetos de conocimiento”, para entonces ignorada por el conocimiento científico. Descartes, en su época, había alcanzado niveles  culturales que provienen del espíritu y no de la mera razón humana, como lo demuestra el hecho de su gran empeño por encontrar a DIOS en forma “clara y distinta”,  al  DIOS de su consciencia que no podía ser tratado por el método que sólo conduce a las ciencias naturales y no a las del espíritu, donde se encuentra la esencia su de su Reino.

La metodología en forma “clara y distinta” para conocer a   Dios, al mundo íntimo del Espíritu, viene a ser conocida por la   mente humana en forma metódica, a partir de 1955,  con la revelación contenida en “El Libro de Urantia” la cual  resulta válida para quienes creen voluntaria y libremente en  la existencia de  Dios Único por haberlo capitalizado  espiritual y  mentalmente para sí, a diferencia de quienes no lo  han hecho.

En la página 24, del citado Libro, leemos: “La  existencia de  Dios jamás puede probarse por experimentos científicos ni por la pura razón de la deducción lógica. Dios se  puede realizar  sólo en los dominios de la experiencia humana; sin embargo, el verdadero concepto de la realidad de Dios es razonable para la lógica, plausible para la filosofía, esencial para la religión, e indispensable para toda esperanza de supervivencia de la personalidad”.

El Método de investigación personal de Descarte es siempre el mismo,  le es propio, y,   razonablemente lógico. Nos coloca,  individualmente, frente a la presencia de Dios cuando nuestra  mente evolucionaria haya alcanzado los niveles espíritu–culturales  correspondientes, conforme al grado de evolución indetenible de la civilización y la cultura que se encontraba  entonces a cuatrocientos años de distancia hacia el futuro para descubrir sus leyes inherentes.

El propio Descartes –quien alcanzó esos niveles  cuando   se  refirió a la Ética (principios normativos del mundo Cultural), lo hizo muy de paso, y, de aquí, que las mayores críticas con base razonable que se han formulado contra su pensamiento filosófico, se refieren a su concepción filosófica sobre Dios y la Creación del Mundo, objetos de conocimiento Religioso.

En conclusión: la “duda metódica” de Descartes,   su “COGITO  ERGO SUM”, está tan en vigencia para el conocimiento, hoy,  como vigente lo estuvo en el siglo XVII, cuando no se había descubierto el método esencial en veracidad para el objeto de conocimiento llamado entonces, “metafísico”. En lo demás, no se ha podido contradecir en forma “evidente”, como lo expresó Descartes en su época, cuando admitió que si el propio Demonio venía a buscarlo, era porque estaba seguro de su existencia; de lo contrario, no se hubiera molestado en hacerlo.

Tratándose del método para el conocimiento del objeto   “Metafísico”, fundamentalmente en lo que respecta al conocimiento de Dios como Deidad Universal en todas sus manifestaciones, “el universo de los universos presenta fenómenos que pertenecen a las actividades de la deidad en  diversos niveles de realidades cósmicas,  significados de la mente y valores del espíritu, pero todas estas ministraciones  personales u otras están divinamente coordinadas” (L.U. p.2).

“La DEIDAD  es personalizable como Dios, es prepersonal y   superpersonal de manera no plenamente comprensible para el hombre. La  Deidad se caracteriza por la cualidad de la unidad –actual  (real) o potencial –en todos los niveles supermateriales de la realidad; y las criaturas comprenden mejor como divinidad esta cualidad unificadora” (L.U., p,  2).

“El nivel finito de la realidad se caracteriza por la vida de la   criatura y las limitaciones espacio temporales. Las realidades finitas pueden no tener fin, pero siempre tienen un comienzo – son creadas. El nivel de la Deidad de la Supremacía puede ser concebido como una función relacionada con las existencias finitas” (L.U., p 2).

“El nivel absónito de la realidad se caracteriza por cosas y seres  sin comienzos ni fines y por la trascendencia del tiempo y del espacio. Los absónitos no son creados, son eventuados, simplemente son. El nivel de Deidad de la Ultimidad connota una función en relación con las cualidades absónitas. Sea donde fuere en el universo maestro, cuando se trasciende el tiempo y el espacio, dicho fenómeno absónito es un acto de Ultimidad  de la Deidad” (L.U., p 2).

“El nivel absoluto se manifiesta sin comienzo, sin fin, sin tiempo  y sin espacio. Por ejemplo, no existe en el Paraíso el tiempo ni el espacio, el estatus espacio temporal del Paraíso es Absoluto. Existencialmente las Deidades del Paraíso logran este nivel mediante la Trinidad, pero este tercer nivel de de la  expresión de la Deidad unificadora  no está plenamente unificado experencialmente. Donde quiera, cuando quiera y como quiera que funcione el nivel absoluto de la Deidad, se manifiestan  valores y significados paraíso-absolutos” (LU., p 2).

“La Deidad puede ser existencial, como en el Hijo Eterno; experiencial como en el Ser Supremo; asociativo como en Dios el Séptuple; no dividida como la Trinidad Paradisíaca” (L.U.,p., 3).

“La Deidad es la fuente de todo lo que es divino. La Deidad es  característica e invariablemente divina, pero todo lo que es divino no es necesariamente  Deidad y tenderá hacia alguna fase de  unidad con la Deidad – espiritual, mental o personal”. (L.U, p, 3).

“La DIVINIDAD es la cualidad característica, unificadora y  coordinadora de la Deidad’.

“La Divinidad es comprensible por la criatura como verdad, bellaza y bondad; está correlacionada en personalidad como: amor, misericordia y ministerio; revelada en niveles impersonales, como justicia, poder y soberanía’.

“La Divinidad puede ser perfecta –completa– como en los  niveles existenciales y creadores de la perfección paradisíaca; puede ser imperfecta, como en los niveles experienciales y  los de las criaturas, ambos de evolución espacio temporal; o puede ser relativa, ni perfecta ni imperfecta,  tal como sucede en ciertos niveles de Havona de relaciones existenciales-experienciales” (L.U. p., 3).

“Cuando intentamos concebir la perfección  en todas las fases y  formas de la relatividad, hallamos siete tipos concebibles:

1.- Perfección absoluta en todos los aspectos.

2.- Perfección absoluta en algunas fases y perfección relativa en  todos los demás aspectos.

3.- Aspectos absolutos, relativos e imperfectos en asociaciones variadas.

4.- Perfección absoluta en algunos respectos e imperfección con  todos los demás.

5.- Perfección absoluta en ninguna dirección, perfección relativa en todas las manifestaciones.

6.- Perfección absoluta en ninguna fase, relativa en algunas, imperfecta en otras.

7.- Perfección absoluta en ningún atributo, imperfección en  todo.

“La REALIDAD, tal como la comprenden  los seres finitos, es  parcial, relativa y nebulosa. La máxima realidad de la Deidad plenamente comprensible por las criaturas finitas evolucionarias está comprendida dentro del Ser Supremo. Sin embargo, existen realidades antecedentes y eternas, realidades superfinitas que son ancestrales a esta Deidad Suprema de las criaturas evolucionarias del tiempo y del espacio. Al tratar de describir el origen y la naturaleza de la realidad universal nos vemos forzado a emplear la técnica del razonamiento espacio temporal para alcanzar el nivel de la mente finita. Por lo tanto debemos presentar muchos eventos simultáneos de la eternidad como transacciones secuenciales” (L.U., pp., 5-6).

“Como lo percibiese una criatura espacio temporal, el   origen y  la diferenciación de la Realidad, el eterno e  infinito YO SOY, logró la liberación de la Deidad a partir de las cadenas de la infinidad no cualificada mediante el ejercicio del libre albedrío inherente y  eterno, y este divorcio desde la infinidad no cualificada  produjo la primera tensión absoluta de la divinidad. Esta tensión de diferencial en infinidad se resuelve en el   Absoluto Universal, quien funciona para unificar y coordinar la infinidad dinámica de la Deidad Total y la infinidad estática del Absoluto No Cualificado” (L.U., p 6).

“En esta transacción original, el YO SOY teórico alcanzó la  realización de la personalidad volviéndose el Padre Eterno del Hijo Original, a la vez que simultáneamente se volvía  la Fuente Eterna de la Isla del Paraíso. En coexistencia con la  diferenciación del Hijo respecto del Padre y en presencia del  Paraíso, apareció  la presencia del Espíritu Infinito y el universo  central de Havona. Con la aparición de la Deidad personal coexistente, el Hijo Eterno y el Espíritu Infinito, el Padre escapó, como personalidad, de la difusión, que de otra manera hubiera sido inevitable, por todo el potencial de la Deidad Total. De allí en adelante, es tan sólo en asociación de Trinidad con sus dos iguales en la Deidad, en que el Padre llena todo el potencial de Deidad, mientras que la Deidad experiencial se actualiza cada vez más en los niveles de divinidad de la Supremacía, la Ultimidad y la Absolutez”.  (L.U., p., 6).

Este nivel finito que es coincidente con “la realidad no deificada  que va desde los dominios de la energía no personal hasta los reinos de los valores no  personalizables de la existencia universal, aún hasta la presencia del Absoluto No Cualificado”  (v. “El Libro de Urantia” p 7).

“Desde el punto de vista del tiempo y del espacio” la realidad  comprende  al Hijo Eterno como actualidad espiritual absoluta; y, al ser humano mortal que es, en gran parte, una potencialidad espiritual no realizada”.

“Las realidades absolutas son existencias de la eternidad. Las  realidades sub-absolutas se proyectan en dos niveles: Absónitas –realidades que son relativas respecto tanto del tiempo como de la eternidad. Finitas, “realidades que están proyectadas en el espacio y actualizadas en el tiempo”, en su esencia, son siempre ascendentes hacia Dios. “Existencial y Experiencial es La Deidad Paradisíaca que es existencial. Pero el Supremo y el Ultimo son experienciales” (v. “El Libro de Urantia” p 7).

“Supremo” es el 6º nivel funcional de la Deidad Total que   corresponde a la “Deidad experiencial y autounificadora   de criatura-Creador. Deidad que funciona en el primer nivel de identificación con la criatura como súper controladores espacio-temporales del gran universo, a veces designada la Supremacía de la Deidad”.

“Ultimo” es el 7º nivel  que cierra la funcionalidad de los   niveles personalizables  de la  Deidad Total “que transciende el tiempo y el espacio. Deidad omnipotente, omnisciente y omnipresente. “Deidad que funciona en el segundo nivel de expresión de la divinidad unificadora como supercontroladores  eficientes y sostenedores absónitos del universo maestro. En comparación con el ministerio de las Deidades con el gran universo, esta función absónita  en el universo maestro es equivalente al supercontrol y supersostén universal, a veces denominado la Ultimidad de la Deidad”  L.U., p 7).

“Hay universos físicos casi incontables en el espacio  exterior,   captados hasta ahora por poderosos telescopios de los que dispone la humanidad actual, y “vastas” manifestaciones de  energía que caracterizan ahora a estas regiones exteriores, pero, desde un punto de vista más amplio, las regiones espaciales que se extienden más allá  de los límites exteriores de los siete superuniversos reconocidas, generalmente, como constituyendo los dominios del “Absoluto No Cualificado”.

“En un futuro  no lejano, los nuevos telescopios  revelarán a la  mirada sorprendida de los astrónomos urantianos no menos de 375 millones de nuevas galaxias en los tramos remotos del espacio exterior” (v El Libro de Urantia pp 130-131).

Se hace  hincapié en estos aspectos, porque los mismos eran    absolutamente desconocidos por los seres humanos de la tierra antes de 1955, cuando son divulgados en la forma narrada a quienes se interesaron en la revelación contenida en “El Libro de Urantia”, difundidos  desde entonces, por Urantia Fundation, con todos los derechos reservados © para evitar la deformación de su contenido, en millones de ejemplares, traducidos a todas las lenguas vivas del mundo. Su contenido constituye un impacto en los objetos de conocimiento cultural  que permiten la evolución de nuestro conocimiento religioso, moral,  ético,  de DIOS, y, de los universos creados.

Partiendo del hecho que el ser humano desarrolla su  vida en    este  plano terrenal, en el tiempo y en el  espacio,  la Realidad Actual y Potencial existe plenamente en cada  individuo, como una realidad material con una potencialidad de espíritu que aspira el logro de una actualidad espiritual absoluta, la que niega, en el campo del espíritu, toda posible polarización de los Valores en su propia línea de  potencial, y sólo admite la polarización como una característica de éstos, mediante la polarización del Valor en sentido positivo que no puede contraponerse a una actividad negativa humana con la cual, por su diferencial de origen, es incomparable e incompatible.

Hoy, en mi creencia y en mi esperanza, rectifico, en el  sentido  arriba expresado, lo que enseñé, durante mis treinta y siete años de docencia universitaria, en lo que respecta a la “polarización de los Valores”, dejando vigente todas mis demás afirmaciones docentes.

 

La tesis sustentada por el Dr. MAURICIO RODRIGUEZ FERRARA, profesor   titular de Obligaciones, Derecho de los Contratos Innominados y de Derecho Probatorio de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, Universidad de Los Andes, Mérida – Venezuela, intitulada, “COMPRENDIENDO EL DERECHO”, constituye un texto suigéneris     como obra didáctica sobre “Introducción al Derecho”, recomendable como texto de lectura obligatoria para los estudiantes de las  universidades del país y, también, foráneas como material de estudio para los docentes, por su contenido y novedosa presentación y análisis. El autor hace comentarios sobre las presiones subconscientes que perciben Legisladores y Políticos en ejercicio del poder,  lo que mediatiza su función pública.

 

Cuando habla de las Fuentes de la Norma Jurídica, Rodríguez Ferrara dice: “…  una norma básicamente es una orden, bien que nos impone, bien que nos permite, o bien que nos prohíbe una conducta determinada. Y una norma es jurídica en cuanto es elaborada por el ser humano, y, la sanción de ésta ante el caso de incumplimiento, puede ser aplicada, en última instancia, con auxilio de la fuerza pública, con el andamiaje del estado. La posibilidad de aplicar la posible sanción por medio de la fuerza pública es una característica diferenciante de las normas jurídicas de los demás tipos de normas (sociales, morales, religiosas, etc.). Además, no es de olvidar que el  Derecho, como sistema de normas jurídicas, no es más que un instrumento de control y dominación de quienes gobiernan hacia gobernadas y gobernados”.

El autor que comentamos, recoge en su obra: “Comprendiendo el Derecho”, los postulados esenciales de la Escuela Positiva de la Teoría Pura del Derecho, de Kelsen y de la Estructura Escalonada del Derecho, de Merckl, de la Escuela Positivista del Formalismo Jurídico de Viena, como se observa de su lectura y ejemplificación.

Por ello, el Científico del Derecho, Dr. Mauricio   Rodríguez Ferrara, va aún, más allá en la obra que comentamos:

En el capítulo 32 nos explica, someramente, la razón de ser del derecho subjetivo de Propiedad cuyos orígenes se pierden en las milenarias épocas dialécticas del Tener y Poseer del hombre primitivo en la Alta Edad de Piedra, y la evolución cultural con efectos civilizadores hasta nuestros actuales días, partiendo de la ignorancia, miedo y temor de los primeros pobladores del planeta tierra, que aprendieron a erguirse como humanos afincados a las plantas de sus pies, igual como lo hacemos hoy, para diferenciarnos de los Simios, que, aún cuando descendientes de los primates mamíferos inferiores, se desplazan en   los árboles utilizando sus extremidades superiores, por no poderse mantener en tierra en forma erecta, por la propia anatomía inherente de sus miembros   inferiores y su larga y   fuerte cola como se ha demostrado por los actuales adelantos de las ciencias biológicas y zoológicas, además de las genéticas.

El tener y el Poseer se viven, originariamente, en medio de la violencia y de la guerra entre tribus, en atención a  necesidades de subsistencia en todo sentido, pero sin orden alguno.

Cuando en el transcurso de milenios de centurias surge el Derecho, como imposición de los más fuertes sobre los más débiles, hasta nacer la norma jurídica por un acto humano de consciencia moral y ético para diferenciar y respetar lo mío de lo tuyo en todos los aspectos del vivir.

El tener y el poseer se vivencian  en la experiencia personal individualmente consideradas, a partir del momento en que dichos conceptos son recogidos  con sentido concreto como institución semántica jurídica  en la época humana evolucionaría hacia valores transcendentes superiores de la escala axiológica inherentes a la condición humana, pues hay que comprender al ser humano en la dialéctica de su personalidad individual, para poder comprender su obra como lo es la normativa jurídica positiva, resultado de su propia condición, la cual se expresa por símbolos convencionales pero concretos y claros que permiten comprensión única en la emisión y recepción del mensaje, sin posible alteración, como medio de comunicación social entre los grupos humanos organizados que conviven a nivel individual, social, familiar, comunidad vecinal, municipal, regional, nacional e internacional.

Estos conceptos se empezaron a estructurar con carácter positivo, lo cual justifica y siempre justificará la pregunta que el autor se formula en la obra que comentamos: “¿de dónde proviene la Norma Jurídica?” ¿Cuál es la Fuente última de la Norma Jurídica y de su evolución hacia el logro de esos valores trascendentales de los que hemos hablado? “La única respuesta es: con la institucionalización del colosal Derecho Romano” que se ha proyectado en forma dialéctica y semántica hasta nuestros días tal como hoy lo vivimos, con instituciones mejoradas que han culminado en los Estados Democráticos de Derecho de nuestros tiempos.

En todos los Estados Democráticos de Derecho, los Hechos y Actos Jurídicos se conceptúan y definen con sus elementos y características humanas. Las faltas y los delitos por incumplimiento del deber jurídico contenido como supuesto de hecho de la Sanción Penal, son tratados en sus consideraciones bastante generales propias de una obra de esta naturaleza.  (v.  autor, ob., cit,  capítulos 33 y 34, p,p, 209 a 219).

En el capítulo 35, el autor comentado hace referencias generales a la bilateralidad de los contratos en cuanto al acuerdo de voluntades para su formación,  perfeccionamiento y cumplimiento así como para su resolución. En todo caso, se trata de recordatorios elementales muy generales para  profesionales versados en la materia.

En el Capítulo 36, Rodríguez Ferrara hace unas consideraciones elementales, formulándose y respondiendo preguntas sobre la Pena de Muerte;

“Vale muy bien hacerse una pregunta:

“¿Quién tiene derecho a quitarle la vida a una persona?

“Si la pena de muerte no trae consigo ninguna consecuencia positiva, ¿por qué mantenerla?”

Este argumento es, indudablemente de gran contenido en el sentimiento humano. Baste recordar que los Derechos Humanos están contra toda aplicación de la pena de muerte, en los Países del Mundo, como lo están contra toda tortura o sufrimiento físico, moral o intelectual.

En honor a la Semántica Didáctica, nos sentimos obligados a hacer una consideración sobre el significado del vocablo: “Elemental”, desde el punto de vista lingüístico idiomático, para evitar equívocos en quienes no manejan el idioma español desde el punto de vista internacional.

Elemental, es un vocablo o principio físico o químico que está presente en la formación de todos los cuerpos de cualquier naturaleza que éstos sean. De aquí  emana el sentido y contenido semántico didáctico de la expresión.

Se trata, así, de un principio superior de todo conocimiento posible.

¡Quien conoce a fondo los elementales, conduce y practica el sendero de la sabiduría! Y esto es una constante en el Dr. Mauricio Rodríguez Ferrara.

Además. La tarea no es fácil. La ejemplificación que nos brinda Mauricio Rodríguez Ferrara en su obra, es sencilla como su estilo de vida y de dicción, lo cual permite a cualquier lector captar los elementales, con toda claridad y precisión. De ahí, el gran valor cultural e intelectual para nuestro idioma, de la obra que comentamos.

Para una clara comprensión de lo expuesto debemos tener presente que, la palabra CULTURA, fue definida y adquirió sentido lingüístico-didáctico para las generaciones de finales del siglo XIX y para las de los siglos XX y XXI, en especial. Tuvo su reconocimiento universal durante las décadas de los Años 1900 y, principalmente, 1930 y 1960 en adelante, con perfiles y características propias desde el punto de vista semántico-didáctico, para una clara emisión y recepción de mensajes para el buen funcionamiento de la Comunicación Social en cuanto a su conocimiento dialéctico, único reconocido en el lenguaje científico, literario y técnico además del normal y general, cuando se descubren las leyes semánticas, didácticas y dialécticas  que rigen el mundo de la Cultura, opuestas y contrarias a las que rigen el mundo de la naturaleza que igualmente tiene su propio perfil.  El mundo de la cultura con su sentido preciso semánticos-didácticos : y el mundo de la naturaleza con sus explicaciones causales que están regidos por dos leyes distintas: La de la Finalidad  Semántica-Didáctica  de la Cultura, y la de la Causalidad comprensible de las Ciencias Causales.

De aquí la importancia del análisis de esta obra del Profesor Mauricio Rodríguez Ferrara.

Pues bien, desde la primera lectura de “El Libro de Urantia”, llegamos  al  convencimiento de que su  enfoque metodológico para el conocimiento  del objeto “metafísico”, hace un planteamiento objetivo y concreto sobre la dimensión espiritual a adoptar  por el ser humano en el Universo, en la praxis de los valores  religiosos, éticos y estéticos de nuestra Cultura Universal. Esa es nuestra creencia falsable, salvo que científicamente se demuestre lo contrario.

Pero aún más trascendente se nos presenta el devenir de la  Vida, cuando con posterioridad a estas vivencias para nosotros experienciales, nos encontramos con nuevos conocimientos científicos descubiertos por  generaciones que nos preceden en el tiempo y nos superan en creatividad. Realidad inobjetable del análisis científico que  corrobora la Hipótesis veraz de la investigación humanística científica de tres Investigadores del Centro de Estudios de Postgrado (CEP), Miembros del Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes, Mérida,  Venezuela, y coautores de una monografía sobre “La igualdad teleológica de los órdenes sociales”, en Colectividades Organizadas, que parten de la hipótesis de la   “realidad” como un “proceso de cambio continuo que ocurre en el espacio (o lugar donde ocurre) y en el tiempo (o fecha cuando ocurre), pero que además está compuesta por movimientos impulsados por la energía o trabajo precedida de información o conocimiento correspondiente. Entre tanto, la Realidad cambia continuamente en presencia de las causas que la ocasionan por los efectos que produce, mientras el proceso se mueve y adquiere cada vez más velocidad de cambio. Por lo tanto, la Realidad es un gran proceso universal en movimiento permanente cuyos ingredientes son los siguientes:

1.- Espacio-tiempo, o lo que es igual, lugar o sitio en tres dimensiones (alto, ancho y profundo) y la fecha con hora precisa o cuarta dimensión del tiempo.

2.- Energía – Información, o lo que es igual, todo aquello que tiene que ver con las personas y otros seres, tanto biológicos como no biológicos, y además con la información o el conocimiento de todo cuanto ocurre en el Espacio y en el Tiempo, siendo ésta la quinta dimensión; y, por último,  

3.- Causa – Efecto, o lo que es igual, todo aquello cuanto ocurrió, así como todo aquello que queremos y deseamos que nos ocurra en un sitio y fecha determinados”(p., 10).  

“Estos ingredientes no están separados. Están unidos o integrados de tal manera que lo separamos con el lenguaje sólo con el fin de entenderlos y entendernos, ya que nosotros, los seres humanos, estamos compuestos por los mismos ingredientes que la realidad de cambio.

Es por esto que somos seres de cambio, querámoslo o no, que,  cuándo no lo sabemos o no lo hacemos, nos embarga la rutina oscureciéndonos el alma y todo cuanto nos lo impide  el medio externo. Aceptar que somos seres de cambio es reconocer inteligentemente la Realidad.

Veamos entonces cómo podemos con estos ingredientes de ella en la mente, extraer todo cuanto necesitamos para planificar nuestro destino como pueblo”.

Entre tanto, la Realidad cambia continuamente en presencia de  las causas que la ocasionan por los efectos que produce, mientras el proceso se mueve y adquiere cada vez más velocidad de cambio.

“Los macro sistemas Energía – Información, Espacio – Tiempo   y  Causa – Efecto, además de ser integrantes de la Realidad de cambio son recursos inagotables inmersos en ella, como insumos para movilizar nuestros flujos de información, inteligencia y trabajo para lograr los objetivos necesarios y concurrentes con nuestra subsistencia (o cómo procurarnos el mínimo necesario), convivencia (o cómo relacionarnos inteligentemente entre nosotros), y supervivencia (o cómo producir la inteligencia necesaria para que nuestras generaciones futuras perduren en el tiempo y el espacio correspondientes), en forma sostenible permanentemente que convierte al proceso descrito, en la base de sustentación de la vida inteligente en el planeta, mediante su correspondiente equilibrio dinámico (homeóstasis) en todos sus vectores y sub vectores de la “triata”.

Veamos en el gráfico 1, Cuadernos del CEPSAL 3, citado, el comportamiento de estos flujos del ser social, tanto el informativo (su conocimiento) como el aprovechamiento de los macro sistemas mencionados (p., 11).

(Son coautores en esta investigación, los siguientes:  Dr.  JUAN F. MANZANARES: Médico Cirujano, especialista en Neumonología y en Terapia (Coordinador de la obra conjunta); Investigador científico LUIS A GÓMEZ DE LA VEGA, Geodesta, especializado en Geodesia, de la Universidad Central de Venezuela y en Catastro Físico, Abogado de la Universidad Simón Bolivar, autor de la obra inédita “La compilación trialéctica”; Investigador científico CIRO DEL C. GUERRERO C., Ingeniero Forestal, MsSc en Desarrollo Social, mención Desarrollo Estratégico Nacional, autor de la obra “Manual sobre catastro integral. Guía operativa sobre pre catastro físico” y coautor de “Catastro Integral”.

Como los lectores podrán observar, se hacen largas citas textuales hemos realizado unas largas  citas textuales de los coautores de la obra citada, debido:

1º, a la claridad semántica de las palabras utilizadas en su  contexto, donde otras podrían adulterar el sentido y significado de las mismas, y confundir la autoría de su obra conjunta;

2º, porque la idea expresada  en  ellas es una sola, que recoge  eventos y fenómenos del devenir de la vida, que, de considerarse aisladamente, romperían la unidad del sentido y significado científico de la Hipótesis, razones suficientes para no pensar en otra cosa sino sustentarla como científica, salvo que científicamente se compruebe lo contrario como antítesis.

En efecto, los coautores, humanistas científicos citados han  demostrado, a través del método propio y exclusivo de la Ciencia, que, “El Ser Social”, integrado por cada individuo personalmente considerado perteneciente al Género Humano inteligente y creativo por su ingenio y su talento inherentes, sanos absolutamente desde el punto de vista genético, biológico, fisiológico,  bioquímico y energético vital, constituye Comunidades Sociales organizadas a las cuales pertenece dentro de la “Realidad de un proceso de cambio continuo: algo que está en movimiento incesante, permanente e indetenible” …

La veracidad de la Tesis de los humanistas-científicos antes citados, se desprende de manera inobjetable científicamente, que los objetivos y metas de la Comunidad Social organizada  se obtienen, querámoslo o no, por la evolución indetenible de la civilización y la cultura, por la constante, permanente e incesante homeóstasis dinámica socio económica y socio política ineludiblemente vinculadas y vinculantes inexorablemente reversibles, casi simultáneas, “ÚTILES, COMPLETAS Y OPORTUNAS”. dentro del proceso.

Por esta razón, los coautores dieron a su Tesis Científica   Universal, el acertado nombre de CIVILIZACIÓN EMERGENTE SIGLO XXI, como resultado de profundos estudios que sobre la materia, vienen realizando desde antes de 1980, con organismos nacionales e internacionales de carácter investigativo científico: ONU, FAO, OMPI, ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD, ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, DERECHOS DE LA MUJER, DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE, RECURSOS NATURALES RENOVABLES Y NO RENOVABLES, CONSERVACIÓN DEL AMBIENTE, POBLACIONES INDÍGENAS Y ANFRO AMERICANAS Y OTROS GRUPOS HUMANOS EN ESTADO DE POBREZA CRÍTICA, AGENDA 21, ENTRE OTRAS, CON ESPCIAL ATENCIÓN A LOS PROBLEMAS DE LA EDUCACIÓN PARA LA OBTENCIÓN DEL CONOCIMIENTO ADECUADO DE LOS SERES HUMANOS.

Por otra parte, la tesis del profesor CARLOS SANTIAGO NINO,  profesor de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, Autor de “INTRODUCCIÓN AL ANÁLISIS DEL DERECHO”. Plantea una tesis cuyo planteamiento es opuesto al de la “Teoría Pura del Derecho”, donde se sugiere, dicho con otras palabras, otorgar premios al delincuente para que no delinca. Esta tesis  pudiera encuadrar en una materia general que podría denominarse, ´Cátedra de Formación Ciudadana´, como prolegómenos en una Escuela de Estudios Políticos y Sociales, pero no así en una Cátedra donde se buscan los “fundamentos Científicos de las Ciencias Jurídicas”, ajenos y distintos a los de cualquier otro objeto de conocimiento.

En efecto,  el profesor NINO parte del supuesto  de que las “normas jurídicas son para el abogado algo parecido a lo que son las leyes de la perspectiva para un pintor o las leyes de la resistencia de los materiales para el ingeniero o el arquitecto: constituyen un límite a los proyectos alternativos que pueden ser viables y una base con la que se puede contar para obtener ciertos efectos deseados” (ob.cit., del profesor NINO, p.p. 7-8. Editorial Ariel Derecho. Barcelona. España: 1983).

La contradicción en el concepto expuesto por el profesor NINO, se encuentra en el propio enunciado del mismo. Lo “parecido” y lo “igual” no son sinónimos, muchas veces son expresiones excluyentes recíprocas mutuas, desde el punto de vista semántico didáctico. La comparación de objetos de conocimiento de la esfera de la naturaleza  o entre objetos de la esfera de la cultura, son posibles entre ellos, más no así entre objetos pertenecientes a esferas distintas, donde hay un olvido total de las reglas idiomáticas aplicables a la Sinécdoque lingüística Semántica, que altera el sentido didáctico dialéctico de las palabras didácticas de la oración respectiva. Y este olvido, como en el caso que nos ocupa, las hace opuestas excluyentes por contradictorias, lo que nos permite concluir que nuestra posición es correcta, científicamente, al ubicar el objeto de conocimiento a que se refiere el profesor NINO, dentro de una escuela política de formación ciudadana de instrucción moral y cívica, pero jamás como objeto que sirva para fundamentar científicamente el conocimiento del Derecho, como “objeto de conocimiento” de la esfera del Mundo Cultural, ajeno completamente a aquellos otros de la esfera de la naturaleza y de los objetos ideales, que son, entitativa y cualitativamente, diferentes.

El Derecho, como institución histórica, dialéctica y semántica, se nos ha presentado siempre como un sistema de normas objetivas, heterónomas, permanentes y coercibles para regular la conducta externa del hombre en su interactividad humana, como lo rescató la Escuela Vienesa del Derecho Positivo, con argumentos hasta ahora no objetados científicamente.

El Derecho es, en consecuencia, un sistema de normas objetivas, permanentes y coercibles, que regula la conducta y actividad del ser humano en su vida externa conforme a la dialéctica semántica; cambiar ésta, sería destruir el Orden consagrado por la Soberanía Popular Autónoma y Legítima Depositada en el Poder Constituyente Originario, que ha recogido en la Constitución Sancionada, la Idiosincrasia propia de los grupos sociales Electores que los Eligieron como sus Representantes Directos.

Suenan frescas en nuestra memoria, las palabras del Discurso pronunciado por nuestro laureado  poeta Dr. Andrés Eloy Blanco, Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, en el momento de declarar Solemnemente, Sancionada la Constitución de 1957.

Transcribo:

Ciudadanos Miembros de la Junta Revolucionaria de Gobierno:

Ciudadanos Miembros de los Poderes Ejecutivo y Judicial:

Excelentísimos y Honorables Miembros del Cuerpo Diplomático:

Representantes de las Fuerzas Armadas de la Nación:

Ciudadanos Diputados:

 En el primer momento del 5 de julio nació la nueva Constitución de Venezuela.

Están calientes sus pañales, calientes de convencida lucha, calientes de acción, de pensamiento y de pasión. Pasión, acción y pensamiento realizan los designios de los hombres cuando la acción está al servicio del pensamiento y la pasión se inspira en el pensamiento del servicio.

Aquí está, en estas páginas, el objeto primordial de la Revolución. Yo lo saludo y lo juro, como soberano de mi derecho; yo la saludo y la juro como señora de mi conducta ciudadana. No la ofrecemos al mundo como obra perfecta pero es hermosa,  hermosa como su hermana primogénita. Nació del sufragio universal, contiene las más avanzadas providencias en legislación del trabajo, contiene lo más nuevo de la defensa social, entre sus hojas como cuatro pétalos abiertos está la flor de las cuatro libertades. Tiene un regazo para el niño de Venezuela. Y para  que tuviera el tono y el estilo maternal, podréis hallar en ella una moción de la Representante Fermín, un desvelo de la Representante Saavedra, un artículo de la Representante Lucila Palacios y un esfuerzo de cada una de sus compañeras, la puntada de amor, el cairel de ternura, la tibia artesanía de conciencia que por la primera vez en nuestra historia puede dar la mujer venezolana para que la ley de los hijos naciera en las rodillas de las madres.

Es hermosa, hermosa como la democracia, la democracia está de pie en la encrucijada de las más trágicas codicias. Por eso, como las hermosas mujeres, tiene los dientes y las uñas para defenderse de los sátiros de la voluntad de dominio. Pero ella sólo no lo es todo. Cuando una Asamblea hace una Constitución, hace el espejo de un pueblo. Cuando se hace el espejo de un pueblo, tiene que haber un buen pueblo para mirarse en él. Cuando se hace una Constitución, se hace un código de moral, pero no se hace una moral; cuando se hace una Constitución, se hace una norma de conducta, pero no se hace una conducta; cuando se hace una Constitución, se hace  una ley de buen gobierno, pero no se hace un buen gobierno. Es el uso de ella, es el empleo de las facultades que ella confiere, es el timón bien llevado, la proa siempre puesta a la justicia, lo que de ella va infundir la grave responsabilidad en la conducta de los gobernantes. Ella es la Constitución. Pero todo lo que se haga de acuerdo con sus mandamientos y atribuciones, ha de ser un acto constitucional.

 Allí está el texto derramado de los labios eternos del pueblo. Esta es la justicia que manda a hacer la República por la mano de sus representantes. Ahora va ponerse el vestido de viaje de la Gaceta y se va a meter por las rutas de la patria: va a tocar en las puertas: el campesino, el obrero, el industrial, el estudiante, el doctor, el niño, la mujer, el pudiente y el menesteroso van a vivir en su respeto, y el soldado va a ofrecerle sus armas y su sangre y sus pies, juntos en guardia, hechos en caminos de América y calzados de marchas de justicia.

En nombre de la Asamblea Nacional Constituyente, representante del pueblo, declaro solemnemente sancionada la Constitución de los Estados Unidos de Venezuela.

Este es el discurso solemne más corto y más profundo que en mi vida ciudadana he escuchado, con lágrimas de  patriótica  esperanza y alegría

Comentarios sobre el espíritu, propósito y razón, de este Discurso Solemne, pueden extraer en forma objetiva y positiva los fundamentos científicos Reales de las Ciencias Jurídicas, Sociales y Políticas, si se elimina el andamiaje innecesario y confuso, no coincidente con la dialéctica didáctica semántica de la Sinécdoque, como tropo idiomático en cualquier idioma o dialecto, atendiendo a la idiosincrasia de los pueblos y naciones constituidos como Estados Democráticos de Derecho. No hacerlo, es asesinar, definitivamente, el mensaje claro y preciso de la Comunicación Social como medio de intercomunicación humana, por cuanto se bloquea para siempre el tropo de la Sinécdoque idiomática universal.

Ejido, La Vega de La  González,  21 de marzo de 2009. Municipio Campo Elías. Mérida, Venezuela.

 

MARIANO UZCÁTEGUI URDANETA

 

MUU/au.

————————————

RICHARD BACH

“ALAS PARA VIVIR”

Por

     MARIANO UZCÁTEGUI  URDANETA

 

Higuerote, Estado Miranda, Venezuela, 30/01/2009.  

Hoy, en este hermoso amanecer de sol y luz, en Playas del Mar Caribe, en Carenero, recibo el más precioso y preciado regalo del Mundo de las Letras y las Artes: “Alas para Vivir”. “Una aventura del espíritu”, por Richard Bach, el mismo que nos había deleitado con “Juan Salvador Gaviota”; con la dedicatoria más bella que ser humano pueda recibir de una Madre amorosa, Listnubia y su pequeña Hija Marianne que cumplió ese día, doce añitos de edad, con la siguiente Dedicatoria:

Para un ser muy especial que Dios te bendiga hoy, mañana y siempre e ilumine cada paso que des en tu vida inmortal.

Te queremos Pucho

Marianne  y  Listnubia

(fdo).

¡Gracias y las Bendiciones de nuestro Dios! Por tan bella y noble Dedicatoria.

Me siento tan Especial, como lo es cada uno de los Personajes entre los millones y millares de ellos que observa Richard Bach desde elevadas Cimas, extendiendo su mirada sensorial a quienes nos encontramos en las montañas y valles de las profundas Simas de los Universos Poblados, atemperadas, afortunadamente, por una Entidad Pura, Espiritual, como lo era su amigo desde niño y de adulto el Ángel Shepherd, a quien Richard Bach prefirió abrazar y estrechar sobre su corazón y mente, recordando las palabras de éste: … “Abraza a un chiflado de ojos desorbitados y te estarás abrazando a una mina” (p., 18). Indudablemente que ese …“chiflado de ojos desorbitados”, constituyó la auténtica mina de su sabiduría musical poética que acompaña siempre a los grandes escritores de fama universal: Saususpery con el Principito y Richard Bach con  Alas para Vivir; dos pilotos de la aviación, enamorados de su profesión que en el tiempo y en el espacio han vivido gran parte de su vida en la Dimensión Desconocida. Poetas armoniosos del Amor y de los Cantos emotivos al calor de la fraternidad humana,  a quienes con toda justicia la Literatura y las Bellas Artes Universales consagran, entitativa y cualitativamente, como seres especiales,  culpa exclusiva de su alocada e ingenua imaginación fantasiosa de sus almas, y espíritu  con corazón  individualizado hacia el Amor a lo más Puro del Espacio y del Tiempo Finitos en su Esencia, hasta alcanzar la plenitud del Infinito Supremo del Dios Único, sin Tiempo ni Espacio, en la Eternidad del Infinito, como lo es el “Tiempo, en la “Dimensión Desconocida”, donde se domina frente a frente la totalidad de la existencia entitativa y cualitativa de la Vida, como meta teleológica absoluta de todo “Deber Ser”.

¿Qué hacer ahora con los personajes reales o ficticios creados por su arbitraria imaginación  mental, tirana despiadada de su mente creativa?

-¡Matarlos sería un horrible  y despiadado crimen! Mucho le han servido a lo largo de la vida de Richard Bach y a los lectores de sus obras!

Dejarlos sin actividad alguna –para el autor sería un olvido injustificado moralmente y para sus lectores, una pérdida irreparable.

Dejarlos con actividad, siempre será útil para los lectores, pero una pesadilla permanente para el autor que en las etapas futuras de su vida, debe mantener su creatividad en el pasado, sin poder evolucionar en sus recuerdos a la vida real que desea vivir, acorde con su libre albedrío en el presente, como se lo demostró a Richard Bach, su amigo el Ángel Shepherd, quien, como realidad o fantasiosa ficción, continúan, día y noche martillando, así como en el sueño, la mente de Richard Bach para obligarlo a crear, y en la de sus lectores, para alivio de éstos.

¡Pobre Richard! Si por alguna circunstancia no se ajusta y decide por su libre albedrío admitir los cambios del devenir cíclico de la vida de nuestros días, no se salvará del sacrificio a que quedaría sometido!

Pero gracias a su Ángel Interior, ¡Richard se ha salvado! Encontró “ALAS PARA VIVIR, y, en ella, así nos cuenta su historia:

“Nuestra verdadera patria es el país de los valores, y nuestra consciencia, la voz de su patriotismo.

‘No tenemos derechos hasta que no los reclamamos.

‘Debemos honrar a nuestros dragones, alentarlos para ser destructores dignos, esperar de ellos que se esfuercen para derribarnos. Su tarea consiste en ridiculizarnos; su misión, denigrarnos, obligarnos a dejar de ser distintos, si pueden. Y, cuando seguimos adelante, a pesar de su fuego y su furia, nuestros dragones esperan a que nos perdamos de vista y luego, encogiéndose de hombros, vuelven filosóficamente a su juego de naipes: “uno no puede chamuscarlos a todos…”

`Cuando soportamos una situación que no estamos obligados a soportar no es porque seamos idiotas. Lo hacemos porque deseamos la lección que sólo esa situación nos puede enseñar, y la deseamos más que a la propia libertad.

`La felicidad es la recompensa que tenemos por vivir conforme al bien más elevado que conocemos”

Dickie el personaje decepcionado por el olvido de su autor, exclamó . ¡BASTA! ¡ES DEMASIADO, RICHARD! SI DICES UNA SOLA MÁS VOY  A REVENTAR!

Bueno –dije- pero ten cuidado con lo que pides…”

Tú ¡Madre amorosa y tu Hijita Marianne,! mis queridas amigas, mis dos Leo, Dulce María, Daniella Carolina, Bertha;  vuestros amigos o enemigos  cercanos o lejanos qué nos acompañan, y, tu prójimo, aún quienes no conoces, son seres Especiales, nuestros colegas humanos como tales. De ahí, la “aventura del espíritu” de “Alas para Vivir” de Richard Bach.

Cuando los humanos normales ascienden a las altas Cimas y extienden su mirada a las Montañas, Llanuras y Valles de las bajas Simas, jamás se  encuentran frente a frente con las Personas ni los Objetos que normalmente podemos reconocer en el Tiempo y en el Espacio sometido a las Dimensiones: Largo, Ancho y Alto tridimensional, mundo normal en el cual desarrollamos nuestra Vida en su devenir dialéctico semántico finito. Entonces, en la Realidad Actual del Movimiento. Perenne, Constante e Ininterrumpido y sin Saltos, nos encontramos en una Dimensión generalmente desconocida para una gran mayoría de los humanos normales comunes y corrientes que jamás haya ascendido a Cima alguna. Y, si nuestra Personalidad Individual conquista la Eternidad del Infinito, sin Tiempo ni Espacio Finitos, esa Dimensión Desconocida para la generalidad de los humanos, desaparece, porque no hay sentimiento sensorial alguno que la capte. El Alma y el Espíritu, ya sin Mente alguna, disfrutarán de otras Dimensiones apropiadas, por y para la Eternidad del Infinito.

“EL ÁNGEL INTERIOR

Chris Widener

 

LLEGARÁ UN MOMENTO EN EL QUE TENDRÁS QUE DECIDIR SI VIVES LA VIDA QUE OTROS HAN ELEGIDO PARA TI… O LA QUE REALMENTE QUIERES.

“Un día un niño le preguntó a Miguel Angel, una de las grandes figuras del Renacimiento, por qué ponía tanto esfuerzo  en golpear un bloque de mármol (que acabaría transformándose en el David, su mejor escultura).

`Según la leyenda, el artista respondió: “jovencito, dentro de esta piedra hay un Ángel atrapado, y voy a liberarlo.”

‘En El Ángel interior  Chris Whidener se inspira en las palabras de Miguel Ángel para ofrecernos otra vibrante historia, cuyo protagonista encuentra en Florencia a un anciano misterioso que le abre los ojos que nos invita a explorar el arte y la vida. Un relato mágico e inspirador que nos invita  a explorar las capacidades ocultas que residen en el interior de cada uno de nosotros.”

“El pequeño que necesitaba saber cuanto había  aprendido ya ha encontrado un hogar.

`El prisionero que yo tenía encerrado vive ahora en un sitio con vistas, en lo alto de mi espíritu, como si fuera una burbujeante fuente de preguntas…” ¿que son el calor y el  color de la vida en capullo de un niño preguntón y travieso que camino por el sendero de la vida hasta encontrar a Dios, sin espacio ni tiempo, que, desde lo alto, nos riegas puede contemplar  frente a frente, en las simas profundas de nuestras vidas, sin la distorsión que a los humanos que conquistan las Alturas, proporciona la Dimensión Desconocida, sólo conocida por Dios, en el Infinito de lo Eterno?

Sobre el tiempo milenario de las Edades del Planeta, cabalgan a tropel los pensamientos e ideales de trasnochadas Lunas que iluminan los Recuerdos  de Hadas, Gnomos y Brujas, en los jardines de las casas abolengos de solariega estancia; el Recuerdo siempre presente de nuestros inolvidables Padres, Abuelos y Abuelas consanguíneas o extrañas que nos adormitaban en su regazo; hermanos y hermanas juguetonas y afectivas; amigos entrañables. En mi Recuerdo estará siempre presente mi Inolvidable Amiga Alvina Dugarte Rodríguez, quien no obstante las penosas enfermedades de artritis deformante, osteoporosis y asma, de los que padecía, hállame en la tercera edad, con más de dieciséis lustros de vida, asísteme con atención, afecto y cariño, por la honorabilidad y nobleza de su Alma, en mis enfermedades y  cuido  alimenticio. ¡Mi eterno agradecimiento y Paz a sus Restos Mortales, por una Eternidad, en las Estancias de Gloria del Dios Supremo, por la Eternidad del Infinito!

Vuestra Dedicatoria: Madre  amorosa e Hijita, ¡queridas amiguitas, hicieron sentirme, en un instante, un Sauxsuspery o Richard Bach, lo que mi Conciencia agradecida rechazó al momento! “Seres especiales”, en Literatura y Bellas Artes, es el honorable  Título, ganado en justa igualdad sentimental, intelectual poética universal, por estos dos colosos sabios en Filosofía de los más nobles sentimientos humanos!

Agradezco vuestra Dedicatoria demostrativa del aprecio, amor humano, cariño y afecto que sentís por esta más que octogenaria vida de un anciano escritor de otros géneros y especies literarias y, algunas veces sobre hechos propios que ocurren o suceden en el devenir dialéctico-semántico de la vida, se dan en el tiempo y en el espacio finitos, y pueden estar alterados por problemas circulatorios propios de la edad.

Por bastante más de cincuenta y cinco años he traído a mis pensamientos e ideas, incluyendo los años de mi infancia, lo que las Ciencias de hoy denominan “El Poseer de los Bienes Inmateriales” así como se encarga del estudio de sus consecuencias, gracias al descubrimiento del ADN.

La verdad es que, cuando era niño no entendía nada de nada, salvo del amor maternal, paternal y familiar, que lo era todo para mí, mis pensamientos e ideas viajaban por el País de los Sueños, hasta el día en que su Rey me reclamó airadamente mis permanentes y reiteradas Invasiones a su Reino. ¡Entonces sentí temor y miedo por su altanería. ¡Pudo haberme dicho las cosas con el Amor que correspondía al niño que era!, pero no lo hizo hasta el presente, ni lo hará! Gracias porque el ADN fue descubierto por las Ciencias, y he leído algo sobre sus efectos para la sabiduría total sobre el Universo:

El Poseer de de los Bienes Inmateriales es la Causa no causada, o Primera Causa, de la Propiedad y Dominio de lo que nos pertenece  por Ley de la Naturaleza o por la existencia del Orden como Principio esencial de la Existencia de los grupos sociales organizadas en atención a los fines teleológicos propuestos por la organización social respectiva,  acordes con la soberanía y autonomía de las naciones y pueblos, como Estados Democráticos de Derecho, única Institución Social que permite la instauración del Estado Democrático de Derecho, autónomo y soberano, delimitado territorialmente, que interpretados con sentido semántico didáctico estos dos últimos términos, el  Poseer se transmuta en derecho ciudadano reclamable para su validez y vigencia como norma jurídica de contenido obligatorio como deber ciudadano, derecho ciudadano paritario con la obligación que tiene el Estado Democrático de Derecho de prestar los servicios públicos para atender los Servicios Públicos basados en las necesidades reales y objetivas de cada uno de los ciudadanos de ese Estado Democrático de Derecho. De lo contrario, se hace inexistente para el Estado, el reclutamiento para integrar una fuerza armada, el cobro de impuestos, la vigilancia del orden público y todo el régimen de garantías ciudadanas. Es decir, el Estado pierde su razón de Ser Cuantitativo y Cualitativo; mientras que el Derecho continúa, siendo una entelequia perfectible, como esperanza ciudadana hasta constituir el Nuevo Estado Democrático de Derecho, porque el orden se ha mantenido en forma Pasiva Abstracta, esperando su turno histórico ineludible.

En respeto a esta teoría doctrinaria y jurisprudencial internacional, pongo a disposición de ustedes, completamente libres de pago de todo tipo derechos intelectuales que puedan corresponderme por la paternidad sobre estos comentarios, de los cuales ustedes son coautores,  la percepción de remuneración alguna por concepto de derecho de autor  por la divulgación que de la misma se haga.

De ustedes desearlo así, como Coautores, quedan en libertad igualitaria, en las condiciones dichas, para dirigirse al Escritor RICHARD BACH:   edicionsugerencias(arroba)edicionesb.es

 

o escribir a: Ediciones B,S.A.

Departamento Editorial

Ref.: Colección Millenium

Bailén 84

08009 Barcelona

España

Richard Bach es el legítimo destinatario de estos comentarios, y puede hacer uso de ellos libremente, como un comentario que es a su bella obra: “Alas para Vivir” que dictó al Autor y a  cada uno de los Coautores, los respectivos “Ángel Interior” de cada quien, con el encargo de hacérselo llegar si esos son vuestros deseos como Coautores igualitarios de los mismos.

¡Que hermosa lección igualitaria la que hemos recibido del respectivo Ángel Interior…!

¡Misión Cumplida!

Ojo: aquí como Nota 1, copiar el texto que sigue:

 

Nota1Nuestra tarea positiva como Entes con Alma, Espíritu, Mente, Corazón y Memoria material, depositada en forma Consciente e Inconsciente en el Cerebelo, órgano material del cuerpo humano que pone en funcionamiento objetiva y ordenadamente nuestros sentimientos altruistas, éticos, morales, religiosos, instintivos, amorosos, maternales, paternos, filiales, fraternos, afines, colaterales, decisorios y otros determinados por las decisiones de nuestro igualitario libre albedrío, dentro del concepto de libertad individual y social.

La Topografía Física del Catastro Social que se rige por la Ley Universal sobre los Vectores y Sub vectores dinámicos y activos del comportamiento individual y social de las Personas y de los Grupos Sociales Organizados, desde el punto de vista humano, están llamados a mantener el Equilibrio homeóstico de la Sinergia y de la Sintergia, provenientes, respectivamente, del conocimiento útil, completo y oportuno acumulados; y, de la intensidad, dirección y sentido teleológico que rigen el movimiento de salida y retorno al punto de partida de cada siclo completo Seccional en el recorrido vectorial y sub vectorial de cada Sección cíclica completa en su recorrido seccional total, dinámico y activo desde el punto de partida hasta su retorno al mismo, completamente enriquecido, tal como se describe en el Cuaderno del CEPCAL Nº 3, al explicar la “Civilización Emergente, Siglo XXI”.  

La Vega de La González, 17 de febrero de 2009.

 

————————–

 

Señor

Abogado Leonardo Uzcátegui Luna

M.Uzcátegui&Asociados

Centro Comercial Los Chaguaramos, Piso 9 Of. 9-10

Los Chaguaramos-Caracas-Venezuela.

 

Mi querido nieto:

Los quiero mucho en unión de toda la familia en ésa. Me hacen mucha falta.

Frente a la pantalla de mi computador, paso horas del día, creando por escrito, imaginarios diálogos  que, de estar juntos, deberíamos tener.

Me siento profundamente orgulloso que mi hija Dulce María y mi nieto Leonardo Enrique, sean mis homólogos profesionales, por haber sido ésa su libre y voluntaria decisión personal, y, así, mantener la tradición familiar del ejercicio profesional del Derecho que arranca desde mi bisabuelo Mariano Uzcátegui Dávila quien lo ejerció como Político, en la segunda mitad del siglo XIX y fue continuada por sus nieto Pedro Uzcátegui –mi abuelo paterno- así como por mi abuelo materno, Dr. Leonidas Urdaneta, abogado, cultor de las Letras, de los literatos de su época, hasta la primera década del siglo XX; ambos, bisabuelos paternos y maternos tuyos. Mi abuelo Leonidas, como cultor de las letras, lo fue a la usanza de la época: bohemio revolucionario, lo que lleva implícito un estancamiento pasajero de su personalidad, en la evolución del movimiento constante, perenne e ininterrumpido de la Civilización, estancamiento que inmediatamente fue corregido por sus generaciones subsiguientes de Cenen Urdaneta, Urdaneta Escobar, Uzcátegui Urdaneta, Paredes Urdaneta, en quienes desaparece todo vestigio de bohemia revolucionaria; y, por el contrario, marca una línea de prestigiosos intelectuales que enaltecen el Patronímico Venezolano, quienes nos honran.

Ustedes, mis hijos y mis nietos, pertenecientes a la Nueva Generación: “Civilización Emergente Siglo XXI”, distinta completamente a cualquiera de las Generaciones pasadas, con características propias: biológicas, bioquímicas, biogenéticas y anatómicas, dentro de “la igualdad teleológica de los órdenes sociales”, van a desempeñar un papel preponderante  en éste y en los próximos milenios venideros, como lo ha demostrado la dialéctica del devenir histórico, signado por el renacer ideológico del pensamiento y la acción conjunta que los transforma en Líderes de la Dirección Económica, Social y Política del Futuro, en el cual ya estamos inmersos; porque los prodigiosos avances de la ciencia en los siglos XX y XXI, han descubierto las leyes que rigen la Quinta Dimensión: “Donde las dinámicas socio-política (o de información útil en movimiento con propósito) y socio-económica(o de trabajo útil en movimiento de la comunidad con los resultados respectivos) se relacionan con ambas secuencias de vinculantes y componentes ya descritos (ver gráfico 1) que se integran entre sí para producir una tercera relación (Relación Trialéctica) de integrantes (vinculantes políticos y componentes económicos relacionados entre sí) o Relación de Relaciones (aparece como la letra alfa del alfabeto griego en el medio del gráfico 1) de una economía política o trabajo útil que registra la comunidad organizada y de una política económica o información útil que utiliza en la práctica la comunidad organizada que busca la eficiencia por sistema de su propio desarrollo estratégico. En otras palabras, aquella que busca lograr el mayor Poder Político y Poseer Económico, en el menor tiempo recorrido y menor costo posibles. Este proceso se diseña, se planifica su extensión, se decide, se ejecuta, se controla y evalúa, y, finalmente se ajusta en el Laboratorio de Gestión (ver el párrafo final), donde la comunidad municipal organizada protagoniza su propia transformación de acuerdo a la norma constitucional vigente. (Texto subrayado y en negrita no aparece en el original. Lo hacemos a lo largo de estas transcripciones para destacar el gran sentido científico que debe ser entendido, comprendido y explicado por el lector, quien en el futuro lo manejará en forma suelta y espontánea en su vocabulario normal, para aplicarlo con el mínimo esfuerzo a las Ciencias Jurídicas, con lo cual logra un equilibrio homeostático entre el pensamiento e ideas expresadas que, a su vez, son coincidentes con la dinámica semántica, y claridad del mensaje enviado y recibido a través de los signos de la comunicación social, para el entendimiento humano).

“Tanto el Poder Político (con P grande de institucionalidad jurídica del pueblo soberano y no de politiquería partidista egocéntrica con p pequeña) como el Poseer Económico (con E grande de economía redistributiva y directa sin intermediarios, y no de e pequeña egocentrista), gravitan o rotan en el eje de los objetivos y resultados cuando éstos coinciden del el vector de espacio-tiempo (ver el vector central del gráfico 1), de tal manera que su velocidad y aceleración dependen del incremento simultáneo  de la energía humana (trabajo útil) en el espacio territorial, o sintergia, y de la información política UCO (Útil, Completa y Oportuna), en el tiempo o sinergia, multiplicado por la cantidad de revoluciones. o sea,  por el número de veces concretos del cambio civilizatorio  de un pueblo y su proceso continuo de desarrollo. La relación sinérgica y sintérgica de la política y la economía se integran en un proceso de cambio civilizatorio sustentable, que es condición existencial de la relación de relaciones o Realidad de cambio continuo; de la conceptualización (o escritura)  de este proceso descrito, surge la teoría del conocimiento y el método Trialéctico respectivo del Dominio del Espacio Político, Social y Económico por y para un pueblo soberano que busca una salida autóctona y originaria hecha por él, como un traje a la medida, al cual llamaremos de ahora en adelante la Civilización Emergente del Siglo XXI”  (p, p  12, 13, 14, 15, 16. “Cuadernos del CPSAL 3” Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL), 2007. Facultad de Ciencias, Universidad de Los Andes, Mérida –Venezuela. Lo cual analizaré en mi próxima Carta 3.

“La igualdad teleológica de los órdenes sociales

Fórmula de filosofía política de la Civilización Emergente del Siglo XXI que proponemos (o como una comunidad organizada decide compartir  distribuyendo y redistribuyendo proporcionalmente su inteligencia y fuerza de trabajo por, y para las necesidades de los individuos, la familia, la comunidad vecinal, la municipal, la regional y la nacional, y de esa manera construir su propio destino decidido inteligentemente.

“La igualdad teleológica de los órdenes sociales es un concepto lógico natural que nos sirve como orientador político (ecuación de referencia política) para producir el desarrollo estratégico armónico y sustentable”… (aquél que dejamos como herencia a nuestras sucesores o descendencia futuras), “en su cambio continuo”. “Es un concepto generado por el propio proceso evolutivo natural del ser humano y su interpretación histórica, el cual se inicia con el nacimiento de los primeros homínidos (hombre erecto) y luego con el advenimiento del Homo sapiens ( hombre pensante), que inició su despliegue acelerado por la corteza terrestre como consecuencia de su capacidad para generar conocimiento aplicado (o aprendiendo haciendo o por ensayo y error por la necesidad de subsistir), experiencia registrada (primero oral y luego escrita y transmitida de generación en generación) y actividades dirigidas al logro de objetivos (teleología o propósito en busca del mayor poder y poseer posibles). Este hombre pensante fue integrándose al paso de los  siglos, en órdenes sociales con los cuales subsiste , convive y supervive. Pero, además, por los cuales ha justificado su dominio en la tierra, practicando el desplazamiento del resto de la vida a otros lugares del planeta, cada vez más reducidos. Estos órdenes sociales aparecieron progresivamente en el tiempo, con su respectiva distribución espacial y etnocultural, en la medida en que cada uno de ellos justificó sus propios fines (lo que buscaban lograr), siendo éstos los siguientes: el Individuo, la familia la comunidad vecinal , la municipal, la regional, la estadal o del país, la continental y la mundial. La integración del ser humano en estos órdenes obedece al cumplimiento de la secuencia de los ciclos energéticos o de trabajo (con los cuales busca el poseer) e informativos o de conocimiento (con los cuales busca el poder) ya descritos, en una relación de relaciones continuas ) o Relación Trialéctica que ocurren en el espacio y el tiempo en la medida en que la perspectiva de unos objetivos (jurisdiccionales) los convirtió en resultados hasta saturar al planeta con su especie en una paulatina extensión , en forma de anillos irregulares concéntricos expansivos desde diferentes localidades del globo terráqueo . Su especie ha demostrado ejercer el dominio del espacio terrestres y de sus ciclos ecológicos vitales (base de sustentación de la vida en el planeta), pues ha buscado el mayor Poder y Poseer posibles, porque lo lleva en su propia esencia evolutiva como una búsqueda incesante de tendencia, la cual se ha interpretado y entendido como una inconformidad manifiesta  parcialmente razonada, por haber carecido de una concepción integralista”. (p, p, 16, 17, ob. cit. up supra).

 

“Cuando hablamos de órdenes sociales como un concepto proveniente  de la interpretación histórica del proceso evolutivo de la humanidad, le estamos dando un significado político con evidencia científica, y por lo tanto caemos en la ecuación política que proponemos la igualdad teleológica de los órdenes sociales, fórmula de Filosofía Política que por su sola concepción rebasa las fórmulas históricas que hasta ahora han fracasado en sus intentos de desarrollo, ya que busca el desarrollo social, político, económico y sustentable, con permanencia de las generaciones futuras de las especies que nos acompañan y su diversidad ecológica en el planeta y fuera de él” (p.p. 17,18. Cit. up supra).

 

“Tanto el Individualismo Económico como el Colectivismo Socialista de Estado afectados directamente por un esquema político lineal, reduccionista, ego o socio céntrico, liberal y restringido debido a sus fundamentos científicos metodológicos y tecnológicos, nos han conducido a un propósito incierto en cuanto a nuestra subsistencia en el planeta por sus efectos en desarrollos desproporcionados y adversos sobre la base de la sustentación de la vida, los ciclos climatológicos y la auto destrucción justificada (guerras, guerrillas o terrorismo), entre otros.´

“En efecto, cuando se habla de la concepción del individualismo económico se hacen coadyuvar los conceptos siguientes: libertad, igualdad y fraternidad, como factores relevantes y su fórmula es el individualismo (el individuo está por encima del estado, sólo él con su individualidad productiva, su culto al egocentrismo y su respectiva simulación, protagoniza el desarrollo). Pareciera que lo liberal, o que la libertad de empresa, de la educación, de la asociación y del trabajo, están relacionados con la libertad de disponer a su antojo del patrimonio cultural conceptual, moral, axiológico (escala de valores), territorial, económico y político de todos . El liberalismo económico no es otra cosa que un aparente principio de libertad de uso, utilización y optimización del tiempo y del territorio para el exclusivo dominio del espacio social por lo individual , sin tomar en cuenta la base de sustentación de la vida en el planeta   y mucho menos las necesidades de todos. Así ha demostrado ser hasta ahora. Ningún individuo tiene derecho natural ni personalmente específico de algún patrimonio de bienes del dominio público universal o de potestad sobre bienes comunes. Así como tampoco ningún derecho sobre la libertad de pensamiento de los demás o de acción política punitiva, al igual que sobre la perfectibilidad cultural y espiritual” (p, p, 18, 19, cit. up supra)

“La libertad es sólo el libre albedrío en condiciones de equilibrio dinámico (homeóstasis)

para sustentación de la vida y su diversidad en el planeta de manera natural. Tal confusión origina que tal libertad liberalista y/o neoliberalita  se constituya en la propiedad intrínseca del liberalismo humano, apoderándose el individuo como tal, del mínimo vital de toda la biosfera (o de la base de sustentación de la vida en el planeta) con sus aguas, vientos, mares, montañas, bosque y suelos; también de la disponibilidad vital de la energía, la información, las causas y los objetivos comunes bajo el manto oscuro de la llamado globalización individualista liberal.´

 

“Es lógico admitir que tal individualismo económico, originario del capitalismo y del imperialismo económico financiero, no es otra cosa que un gran ardid de algunos genios del egocentrismo que de buena o mala fe  opusieron la ecuación individualista del ser como numerador y a la sociedad organizada, llámese estado, municipio o planeta, como denominador.´

 

“Otro tanto ocurre cuando se pone la fórmula cuando se pone al Estado/individuo (el Estado por encima del individuo).Esta ecuación invierte los términos de la anterior. ¿Cómo dotar al Estado, en función de una supuesta justicia distributiva, como instrumento político y económico , de todos los bienes comunes públicos, civiles y vitales naturales, privando de libertad  y de azar a todos sus habitantes, menos a los que dirigen el Estado y sus partidos políticos respectivos?’

“Toda esa falsedad y sus propuestas combinadas, que tienen esos opuestos, el individualismo económico y el colectivismo de estado ambas de reduccionismo político, son, incluyendo sus premisas filosóficas, falsas porque entorpecen y obstaculizan un orden que nació antes de que existiera el hombre actual y su estado. En efecto, cuando estos nacieron, lo hicieron por una vía causada y finalista, a través de una pareja, una familia, una comunidad, que luego se organizó para sobrevivir, una ciudad para defenderse de los nómadas y garantizar la convivencia civilizatoria m¡ provincia, ‘una provincia para aprovechar mejor los bienes públicos y los de la naturaleza, un estado para ambientar un idioma y su correspondiente cultura, una concepción del mundo compartida y unas fronteras soberanas. Ahora bien, ¿cómo vamos a atentar contra esa igualdad causal y teleológica en que los órdenes sociales nacieron y se desarrollaron?’La existencia misma del género humano y de todos sus órdenes sociales, individuo, familia, la comunidad, desde la más simple a la más compleja, los pueblos, la comunidad internacional y planetaria, no son otra cosa que una distribución natural de la historia de la evolución de la especie bajo condiciones de libertad dinámica en equilibrio con su ecosfera o del nicho ecológico respectivo y la cual no podemos someter hegemónicamente

rompiendo su esquema natural produciendo desorden y enfermedad por doquier sin darnos cuenta de sus resultados nefastos. Esto ha ocurrido por no haber estudiado la Historia como sistema (la Geohistoria), y desde lo micro hasta lo macro en relación continua en el espacio y en el tiempo respectivos, y además con las causas y los efectos de todos sus eventos, tomando en cuenta la información y la energía útil, completa y oportuna (aquella que contestan las interrogantes de los elementos factores*) desplegados en los diferentes escenarios por los protagonistas y demás integrantes sistémicos”. (p, p, 19, 20. Cit. up supra).

Un ejemplo, como experiencia personal, nos basta a este fin: La palabra idiomática “frío, “ es una expresión entitativa y cualitativamente inexistente como “ser existencial” y, sin embargo, está en nuestra experiencia vivencial: cualquier ser viviente siente “frío” y experimenta sus efectos porque los vive en su “ser”. Ante la inexistencia real y específica entitativa del fenómeno, los científicos lo definen como: ausencia de calor o falta de temperatura calorífica, sin que ello obste para eludir su presencia, efectos y consecuencias.

La claridad  semántica de la exposición que antecede, nos permite omitir el contenido de las páginas  21 a 29, inclusive, contentivas de una interesante explicación  sobre una “síntesis lógica, con su correspondiente ecuación matemática, de los cuatro esquemas políticos tradicionales que se han disputado el poder en nuestra historia reciente”, comenzando por “La estructura Capitalista” y terminando con “La Igualdad Teleológica de los Órdenes Sociales, como consecuencia del descubrimiento científico “Civilización Emergente Siglo XXI”; descubrimiento que abre las puertas a la investigación objetiva científicamente, sobre la Tesis “Trialéctica” comprobada hasta la fecha en forma absoluta y fehaciente, no contradicha, con argumentos científicos, por su naturaleza “falsables”, de las doce Secciones Vectoriales y sub vectoriales: “Útiles, Completas y Oportunas”, (concurrentes, simultáneas, reversibles) del Catastro Físico Social (fig.2, pg. 32-33, ob. cit. concordante con la p. 31, figura 1, 2-La Estrategia Sectorial Territorial y Jurisdiccional de la Civilización Emergente Siglo XXI; Gráfico 3 La sectorialidad, p 34)

Los gráficos finales de la obra: “LA IGUALDAD TELEOLÓGICA DE LOS ÓRDENES SOCIALES”  sobre Inteligencia Operativa, Laboratorio de Gestión, Sistemas de Activación, y, Órdenes Sociales, p, p, 82-85, son un complemento indispensable para la comprensión, entendimiento y explicación de la teoría científica de la Civilización Emergente Siglo XXI, contenida en los “Cuadernos de CEPSAL 3”  Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL)  Universidad de Los Andes. Facultad de Ciencias.2007. Mérida Venezuela.

“ Los teólogos se oponen a las interpretaciones mecanicistas del universo             que cuentan en exclusiva con el desarrollo orgánico o la causalidad natural. El fuerte impacto de las teorías de la evolución de Charles Darwing, que defendía la teoría de que las especies evolucionan por selección natural, redujeron en gran medida la influencia de los argumentos teleológicos tradicionales que, sin embargo, fueron defendido vehementemente durante el arrebato de asentimiento creacionista de principios de la década de 1980´ (P 67, ob.cit,).

 

“Teleología como ciencia: Las adaptaciones tienen un sentido destacado y complejo que hasta el desarrollo de la teoría de la selección natural fueron esgrimidas como prueba de existencia de Dios.

Esto era la Teleología improductiva, asumiendo resoluciones donde no las había. Pero Darwing y Wallace despojaron a las explicaciones teleológicas de sus misterios y las convirtieron en asequibles para la ciencia. Ellos probaron que determinados cambios que se producen en los organismos, considerados como proezas, podían ser aplicados mediante sencillas leyes naturales.

“Sabemos que una adaptación tiene  un sentido de utilidad referido a algún propósito.  ¿Cómo podemos descubrir cuál es su fin? El truco es considerar la adaptación como si fuera un objeto diseñado. Lo analizamos como si fuera un artefacto y tratamos de encontrar los principios de creación que nos conducen a él  Esta es una herramienta de estudio común a muchas profesiones y se conoce por construcción inversa. Imagine que es un constructor de aviones que desea plagiar otro de una compañía rival. Estudiaría su producto y ante cada característica planificada en apariencia se preguntaría el por qué y trataría de descubrir qué es lo que sus diseñadores tenían en mente (obtenido de Microsoft®Encarta ® 2006” (p, p, 67, 68, “Cuadernos del CEPSAL 3”. Cit. up supra).

(Leo E.: Lo que se dice en el párrafo anterior,  es un ejemplo claro del papel que juega la Sinécdoque de la Sintaxis  o Gramática Castellana, en materia de Interpretación de textos en general, para encontrar el sentido preciso que se debe dar a cada signo escrito o verbal en la Comunicación Social  para entendernos en forma Semántica y didáctica en nuestra comunicación diaria. De aquí la importancia de la Semántica Didáctica).

Sigo transcribiendo entre comillas.

Desarrollo sustentable

“El desarrollo sostenible o desarrollo sustentable, hace referencia al uso de forma racional (con lógica social en beneficio de las grandes mayorías) de los recursos naturales de un lugar , cuidando que no sean esquilmados (sobre todo con la lógica de la maximización de las ganancias a corto plazo) y las generaciones futuras puedan hacer uso de ellos igual como lo hemos hecho nosotros, es decir, sin que nuestras prácticas,  fundamentalmente economicistas, imposibiliten la vida humana en la Tierra”.

“El término desarrollo sostenible – o peor aún, desarrollo sustentable – es una desafortunada traducción del inglés. Más correctamente debería llamarse desarrollo continuable o desarrollo perdurable, ya que el desarrollo no se sostiene en el tiempo ni se sustenta en el tiempo; más bien continúa o puede continuar en el tiempo, o perdura o puede perdurar en el tiempo¨ (p, 68. Cit, up supra).

“La primera definición internacionalmente reconocida de desarrollo sostenible o desarrollo continuable se encuentra en el documento conocido como informe Brundtland (1997) , fruto de los trabajos de la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, creada en la Asamblea de Naciones Unidas en 1983. Dicha definición se sumiría en el Principio 3º. De la Declaración de Río (1992): Aquel desarrollo que satisface las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras  para atender sus propias necesidades. De esta manera se oficializa un enfoque en el que se compatibilicen los aspectos ambientales con los económicos y los sociales desde una perspectiva solidaria intergeneracional.

“Por tanto , el concepto de desarrollo sostenible o desarrollo continuable, si bien procede  de la preocupación por el medio ambiente, no responde a temas fundamentalmente ambientalistas, sino que trata de superar la visión del medio ambiente como un aspecto aparte de la actividad humana que hay que preservar. El medio ambiente está ligado con la actividad humana y la mejor manera de protegerlo es tenerlo en cuenta en todas las decisiones que se adopten. El concepto de desarrollo sostenible tiene un vector ambiental, uno económico y uno social. El aspecto social no se introduce como una concesión o por mera justicia humana, sino por la evidencia de que el deterioro ambiental está tan asociada con la opulencia y los estilos de vida de los países desarrollados y las élites de los países en desarrollo como con la pobreza y la lucha por la supervivencia de humanidad marginada”

“Obtenido de la Pág. http://es.wikipedia.org/wiki/Desarrollo Sustentable

 

Leonardo E._ Si tú analizas los hechos jurídicos: violaciones al medio ambiente y a los Recursos Naturales Renovables, a la luz de la Constitución Nacional y a las normas jurídicas internacionales de Convenios suscritos por Venezuela o que establecen Doctrina y Jurisprudencia Internacional aplicables en los Estados Democráticos de Derecho a nivel universal, encuentras, en la parte transcrita en los párrafos anteriores, un precioso ejemplo de la interpretación y aplicación correcta de la Ley nacional e internacional, donde se recurre a todos los elementos técnicos-legales, a los que los Jueces y los abogados en ejercicio, en cumplimiento de la Moral y Ética profesionales, deben recurrir en todo caso.

Observas como –en el caso transcrito– se han cumplido todos los requerimientos Técnicos-Jurídicos que la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales, jurídicamente válidos y eficaces en Venezuela, se han cumplido. Fue  lo que NO se hizo con la Decisión 486 ni con las Disposiciones del Tribunal Andino, en la forma incorrecta de interpretación de la Ley y aplicación del Derecho, que mantiene a nuestro país en un laberinto en todo lo que respecta a los Derechos Intelectuales, en el área de Propiedad Industrial y Comercial.

 

El material contenido en la transcripción que te envió entre comillas de: “La Igualdad Teleológica de los Órdenes Sociales”, es un contenido valiosísimo para tus trabajos sobre la Decisión 486 y la Oposición por Mejor Derecho en el Derecho Venezolano. Aprovéchalos al máximo, porque la técnica jurídica es la misma, tanto en el caso de los Recursos Ambientales,  la Decisión 486 y la Oposición por Mejor Derecho en Venezuela.

 

 

Me restaría, finalmente en esta materia: “Monólogo con la pantalla del Computador·, los comentarios en torno a la parte escrita y gráfica de las implicaciones de las doce Secciones Vectoriales “Útiles, Completas y Oportunas (UCO)” y las respectivas  Secciones Sub vectoriales: unidad Vectorial y Sub vectorial completa, que es, además reversible, concurrente y simultánea al estar a disposición espiritual y materialmente de los humanos que las requieran como energía física o mecánica, nuclear o atómica, que, según los científicos modernos de nuestros tiempos, son las formas de expresión material de la energía.  Ello, de tenerte cerca: persona a persona, podríamos dialogarlo, permanente o temporalmente, por ratos, con gran utilidad para ambos, mediante un sistema recíproco de preguntas y respuestas, en búsqueda de solución a nuestras dudas y una distribución de tareas a compartir recíprocamente. Hasta tanto esto pueda ocurrir, seguiré mi monólogo, frente a la pantalla del computador, pasando al softwer® mis ideas, que estoy seguro te serán de utilidad para tu vida y tu profesión de abogado que tanto me enorgullece.

Me siento un poco fatigado  y me voy a dormir, después de dar gracias a Dios por este día más en vida ha proporcionado en medio de la mayor tranquilidad y paz, en armonía con todos mis semejantes; por lo cual, en Su Nombre te bendigo en unión de todos en ésa.

Espero verlos muy pronto. Reciban besos y abrazos de tu abuelo que tanto los quiere,

Mariano Uzcátegui Urdaneta (Pucho).

 

La Vega de La González, Ejido, Mérida,1º de noviembre de 2008.

MUU/a.u.

———————————————

 

CLAVE INDISPENSABLE PARA  LECTURA DE

“EL LIBRO DE URANTIA”  

 

Por

Mariano Uzcátegui Urdaneta

 

 

Para comprender con mayor facilidad “El Libro de Urantia” debemos recurrir a la Indexación que del mismo nos ha hecho el Ing. Marcelino Ramírez, merideño, gran conocedor y conferencista sobre los temas contenidos en dicha obra, contentiva en todas sus impresiones en castellano, de las que  tenemos información, de 2097 páginas, las cuales equivalen a las impresas en 1934, en inglés, idioma original de su escritura de la única edición existente que se conoce, acompañada por láminas gráficas cuya  autoría es de Marcelino Ramírez, según la explicación   literal de la obra que utiliza en sus conferencias sobre la materia, para explicar el sentido semántico didáctico del idioma de Orvonton y Nebadon.

     El Idioma que se habla en el Super Universo de Orvonton y en el Universo Local de Nebadon, en sus Galaxias y Sistemas de luz y vida habitados por seres inteligentes con ingenio y talento creativos, es el “Urantiano Original” de la Comisión proveniente de Uversa,  que en 1934, divulgó en idioma inglés y tradujo del mismo a todos los idiomas y dialectos de la Tierra “El Libro de Urantia”, con gran dificultad en su dicción en Inglés y en las traducciones del mismo, por cuanto el Original Urantiano contiene más de setenta símbolos para la expresión de las palabras, ideas y sentimientos, mientras que nuestra simbología alfabética sólo se reduce a veintiocho símbolos o letras,   y algunas figuras geométricas y números muy limitados comparativamente.

 

De aquí, que nuestra comprensión racional intelectual de “El Libro de Urantia” en nuestros idiomas de la Tierra, depende:

 

  1. Del conocimiento, creencia, fe y esperanza en Dios Uno y Trino –en sus distintos Niveles de manifestación y relaciones con el universo como Creador universal de todo cuanto existe, empezando por el humano como eje central de dicha creencia.

 

  1. Consecuencias dialécticas semánticas de nuestra concepción ideal de la vida creativa, obtenida de las relaciones con los Niveles de manifestación de Dios, en razón  de nuestra Cultura y Civilización perenne e ininterrumpida y siempre en movimiento ascendenete e incensante, no interrumpido. 

 

  1. Análisis de nuestras concepciones reales de la dialéctica–dinámica de la vida humana y sus consecuencias como aportes culturales positivos, éticos y morales dentro de una civilización ascendente hacia valores trascendentes humanos.

 

  1. Consecuencia del análisis de los Valores de la Escala Axiológica como antecedentes dialécticos, dinámicos y activos en el devenir de la vida gregaria del humano en el tener y poseer en la consciencia personal de cada individuo con ingenio y con talento inteligentes, económico,    político y social; único  diferencial de potencial biológico, bioquímico y biogenético con los animales irracionales, en cada Etapa didáctica–semántica de la humanidad.

 

  1. Lo aquí expuesto está contenido en el Prólogo y los 196 Documentos de “El Libro de Urantia”. Así
    su lectura se hace comprensible y de gran utilidad para las actuales y futuras generaciones de nuestro Planeta Tierra, en los actuales tiempos de esta Era que finaliza después de recibir certeros golpes de gracia en todos sus aspectos negativos.

 

Aún si pensáramos que “El Libro de Urantia” es una fantasía de imposible existencia, su lectura sirve de sublime catarsis de depuración del Espíritu, Mente y Alma, de todos los potenciales negativos que como energías sin sentido nos invade.

 

La Vega de La González, Ejido, Mérida, Venezuela, 2 de julio de 2008.

 

MARIANO UZCÁTEGUI URDANETA

 

MUU/au.

————————————-

“COMPRENDIENDO EL DERECHO”

Del docente Dr. Mauricio Rodríguez Ferrara

COMENTARIOS A LA OBRA

Por

MARIANO UZCÁTEGUI URDANETA

1.- Desde el punto de vista de las Ciencias Jurídicas Positivas con fundamentos esenciales morales y éticos, adhiero a la dicción gramatical–  semántica de la obra “Comprendiendo el Derecho”, del profesor     Titular de Obligaciones, Derecho de los Contratos Innominados y de Derecho Probatorio de la Universidad de Los Andes, Mérida – Venezuela, Dr.     Mauricio Rodríguez Ferrara,  interesante texto escrito y gráfico exclusivo de su autor, sobre “Introducción al Derecho”, recomendable como texto de lectura obligatoria para los estudiantes de esta materia en las universidades del país y, también, foráneas, además de constituir excelente material de estudio para los docentes de esta materia, por su novedosa presentación y análisis.

2.- Cuando habla de las Fuentes de la Norma Jurídica Rodríguez Ferrara, dice: “… una norma básicamente es una orden, bien que nos impone, bien que nos permite, o bien que nos prohíbe una conducta determinada. Y una norma es jurídica en cuanto es elaborada por el ser humano, y la sanción de ésta ante el caso de incumplimiento, puede ser aplicada, en última instancia, con auxilio de la fuerza pública, con el andamiaje del estado. La posibilidad de aplicar la posible sanción por medio de la fuerza pública es una característica diferenciante de las normas jurídicas de los demás tipos de normas (sociales, morales, religiosas, etc.). Además, no es de olvidar que el Derecho, como sistema de normas jurídicas, no es más que un instrumento de control y dominación de quienes gobiernan hacia gobernadas y gobernados”.

Si vemos al Derecho, “como un instrumento de control y dominación de quienes gobiernan hacia gobernadas y gobernados”, nos resulta oportuno y necesario tomar algunas más de las ejemplificaciones que nos suministra el autor en su obra, como elementales, para que un lector no conocedor de las Ciencias Jurídicas, la disfrute plenamente, como las contenidas en los capítulos 18, cuando plantea  si el Derecho es igual en todos los paíse o  si hay diferencia entre ellos; si tienen elementos comunes o son absolutamente disintos; ¿qué es lo común en todo Derecho?; entonces comprenderán cuál es la  relación entre el delito y la sanción y las distintas formas de su aplicación; y cuando en el capítulo 19 plantea “El Dilema del Prisionero”, y la necesidad humana individual y social de cooperar con la verdad real en todos los procesos, tanto para que el reo y la sociedad se beneficien con un tiempo menor de duración en el Proceso Penal, Civil o Administrativo; en los capítulos 20 sobre el “Derecho y Dios”; el 21, sobre la necesaria interrelación humana para la formación del Estado, la Iglesia, la Familia, la Sociedad, etc; el 22, sobre Interpretación de la Ley; 23, sobre los sentimientos, las lagunas jurídicas y la Integración del Derecho; el 24: “Antígona” (Tragedia griega, Clásica, de Sófocles), condenada a muerte por el Rey, se quita la vida para demostrarle al Déspota, que su voluntad personal no puede estar por encima de la voluntad de los Dioses del Olimpo; hasta el capitulo 36, donde el autor hace su comentario humano, sobre la pena de muerte, constituye un gran cúmulo de “Alegorías” con   metáforas  ejemplificantes que concretan los elementales necesarios, para que un lector corriente, sin conocimientos jurídicos, capte el sentido orientador de su obra en el campo del Derecho, en el conocer popular del colectivo. De ahí, el gran mérito de su discurso y exclusiva diagramación.

En este punto, conviene un tanto detenerse a pensar sobre el origen o fuente de las normas jurídicas que responde básicamente a la siguiente pregunta: “¿de dónde emanan las normas jurídicas?”.

“En los países de corte romanista como el nuestro, el derecho escrito producto de procedimientos preestablecidos constituye el eje del ordenamiento jurídico, si bien no somos ajenos a los precedentes judiciales y a la costumbre. En Los países del common law, la prevalencia es a la inversa: las fuentes principales las constituyen los precedentes judiciales y la costumbre. En nuestros países la Constitución, de ordinario, regula los mecanismos de producción directa de casi todo el ordenamiento jurídico. En nuestra Constitución Nacional, por ejemplo, se establece el procedimiento por medio del cual la Asamblea Nacional, puede proceder a dictar leyes de carácter nacional, establece la competencia de los consejos legislativos regionales para dictar la normativa de cada estado, y establece la competencia de los concejos municipales para legislar en su ámbito específico. Por otra parte, las sentencias judiciales son normas jurídicas con todos sus atributos, salvo lo que respecta a la individualidad. Igual sucede con los contratos que generan normas jurídicas individuales entre quienes los suscriben.

“Pero lo realmente interesante de las fuentes del Derecho lo constituye el conocer y determinar quién tiene, en última instancia, la capacidad de crear, modificar o suprimir  las normas jurídicas. Por ejemplo, es muy significativo que en los últimos sesenta años de vida de nuestro último Código Civil, éste haya sido objeto de revisión (y sólo muy parcialmente) una sola vez, a pesar de que muchos son  los cambios que ha venido requiriendo.  En cambio, nuestra Ley General de Bancos, fue formulada una otra vez en poco menos de diez años, y no precisamente en defensa de la clase más necesitada. A la pregunta de dónde salen las normas   jurídicas (fuentes formales), fácilmente podemos contestar que de la Asamblea Nacional, del Concejo Municipal, etc. Pero a la pregunta de quién tiene ralmente la capacidad de crear, modificar, suprimir una norma jurídica (fuentes materiales), la respuesta no aparece tan evidente”. (v. autor y ob.cit. cap.28, fuentes de la norma jurídica, p,p 179,180) .

“Sin embargo… La creación, modificación o supresión de una norma jurídica simplemente se relaciona con las personas que tienen el poder para hacerlo. Supongamos que en el día de mañana a algunos integrantes de nuestra Asamblea Nacional se les ocurra proponer la despersonalización del aborto. Inmediatamente la Iglesia Católica se levantaría con airadas voces de protesta, alegando como primer argumento, el derecho a la vida concedido por Dios y, además, rápidamente el Vaticano vendría en su defensa. Y posiblemente logren el apoyo del poder económico, que normalmente no deja de ser un tanto reaccionario. Así, de entrada, aparecerían en la palestra pública [lucha  ideológica  pública],dos fuertes poderes: El poder religioso y el poder económico. Supongamos que en el día de mañana, a algunos miebros de la Asamblea Nacional,  ante la cantidad de violencia y programas dañinos en radio y televisión, se les ocurra  proponer una ley para regular los contenidos por ellos transmitidos. Inmeditamente reaccionarían alegando que se quiere cercenar el derecho de expresión, utiliazarían todo un bombardeo mediático  y concertado para generar una matriz de opinión adversa, e incluso apelarían a organismos e instancias internacionales. El poder económico – mediático habrá hecho su aparición en escena. [corchete nuestro.]

“El nacimiento de una norma jurídica puede ser una cuestión fácil o difícil, siempre depende de los intereses afectados. Si, por ejemplo, algunas y algunos diputados proponen castigar como delito el hecho de que alguien tome indebidamente la señal de televisión por cable, tal ley será de muy fácil aprobación, pues contará con toda la aprobación del poder económico y del poder religioso y parcial pero mayoritariamente, del económico. Si por ejemplo, algunas y algunos diputados proponen alguna ley que pueda menoscabar los intereses del Ejército, inmediatamente el poder militar se hará sentir. Y no hablemos del supuesto de que algunas o algunos diputados propongan una ley que atente siquiera ligeramente contra los intereses económicos.

“De esta manera, quien legisla no es tan libre como podría pensarse. Trátese de la Asamblea Nacional, de los consejales legislativos regionales, de los concejos municipales o de cualquier otro órgano legislador colectivo o individual, no tiene ninguno de ellos la libertad que se nos quiere hacer creer que tienen.Todos nuestros órganos legislativos están sujetos a presiones. Y como están sujetos a presiones no siempre (para no decir muy pocas veces), legislan en beneficio de la colectividad o del interés público. El entender el juego y la influencia de los poderes en la creación, modificación o supresión de las normas jurídicas es básico para poder comprender  el por qué y el cómo de las normas jurídicas en particular y del Derecho en general. (ob., cit., p, 182).

Argumentaciones estas que encuentran su origen en las teorías de la Voluntad de Windcheid y la del Interés de Ihering, que explicamos en Principios Generales del Derecho, en el Tema 15, cuando hablamos del derecho subjetivo y del deber jurídico (p,p,279 a 300, Principios Generales del Derecho, Ediciones del Vicerrectorado Académico. Universidad de Los Andes, 2003).

“Si bien en todos los países existe un juego de poderes, no siempre éstos tienen la misma fuerza o la misma composición. En los países nórdicos, para tomar un ejemplo, el poder ciudadano tiene muchísima fuerza y el poder militar casi no se deja ver. En cambio, en países poco desarrollados lo normal es que el poder militar tenga un peso muy elevado y el poder ciudadano sea casi nulo. A mayor poder ciudadano mayor será la limitación de los otros poderes; por eso conviene organizar y reforzar el poder ciudadano, único que realmente puede hacer de contrapeso a los otros poderes. El más fuerte y despiadado de todos los poderes es el económico que, gracias a la globalización y con fuerte apoyo en el poder mediático, avanza a pasos agigantados, haciendo muy incierto el futuro. En cuanto no hay equilibrio de fuerzas sino supremacía de un poder sobre los otros, se tiende al abuso de poder, a la tiranía” (v. autor. obra y cap. Citados, p,p 181 a 183).

Mauricio Rodríguez Ferrara, en su excelente obra de  exclusiva diagramación, mantiene su posición dialéctica–semántica propia de su ser didáctico docente, que emana de lo más profundo de su condición humana. Como científico del Derecho: esboza y explica en los capítulos siguientes, hasta el final de su obra, “la igualdad teleológica de los órdenes sociales.”

En el capítulo 29 sintetiza en forma elemental el concepto de “Proceso”, tomando las personas jurídicas individual y social como base del proceso mismo que se desarrolla como proceso normativo jurídico, desde el punto de vista nacional e internacional, dentro del   principio absoluto de legalidad igual para gobernantes y gobernados, dento de los Estados Democráticos de Derecho, para determinar el estatus  de los elementos de la relación jurídica entre el supuesto de hecho y el deber jurídico, y el incumplimiento del deber jurídico y la sanción, condicionantes del hecho o acto ilícito y la sanción penal como acto coactivo de la fuerza pública, ejercida legítimamente por el órgano competente del Estado, investido de Poder Publico.

En el capítulo 30 hace una síntesis elemental del concepto de Persona e igualdad ante la ley donde señala, por ejemplo, como todas la personas pertenecientras a una misma raza, son iguales pero dentro de esa igualdad tienen características distintas que le son suministradas por los distintos niveles de cultura perennes   e ininterrumpidos dentro de una civilización dialéctica en cada etapa dinámica–semántica de desarrollo de su personalidad individualmente consideradas que tienen el mismo nivel de desarrollo pero no la misma capacidad cultural para entender a los demás. Por ejemplo, empresas transnacionales dominan en su tener y poseer a Estados soberanos en vías de desarrollo, y pueden imponerles condiciones económicas de desventaja que desequilibran las economías individuales de sus ciudadanos, por lo que se desarrolla una mentalidad personal individual hacia la pobreza; y aún más grave: Cuando el dominio transnacional es en el campo de la cultura creciente e ininterrumpida, que dispone de todos los medios técnicos de la ciencia y la cultura, proveniente de la Revolución Industrial del siglo XVIII que ha dominado a los grupos sociales organizados, desde el punto de vista del dominio científico, e intelectual de los humanos (inhumanos, movidos por intereses materiales sociales, económicos y políticos, ajenos a toda moral y a toda ética), que hoy se encuentran minimizados por la biología, bioquímica y fundamentalmente por la biogenética mediante la incorporación de nuevo genes de bondad, belleza y altruismo éticos de acuerdo con los principios morales de la presente y futuras generaciones de humanos que vienen cada día en aumento, como lo demuestran las nuevas generaciones de mediados de los siglos XIX, y los siglos XX y XXI, que por generación biológica y bioquímica espontánea buscan una regeneración total de la genética humana. Contra ello no han podido los desastres y sufrimientos de la  primera y la segunda guerras mundiales que diezmó masivamente a la juventud de su épeca, ni la masacre del pueblo hebreo que casi despareció ante el feroz ataque de los totalitarismos nazi y bolchevique comunista ruso, ni la bomba atómica de Iroshima y Nagasaki, ni la criminal bomba busca personas utilizada en las más recientes guerras de guerrillas o de comandos, ni los grupúsculos terroristas de los últimos tiempos en lucha abierta contra los derechos humanos, y, aquellas, día a día desaparecen en mayores proporciones para consolidar la armonía, la hermandad, la belleza el amor altruista con caridad humana, la equidad, la justicia, la utilidad de las cosas y servicios para el definitvo logro de la paz social individual y colectiva, de los Estados Democráticos de Derecho, sin los cuales no existe, ni el Estado ni el Derecho ni el individuo ni la sociedad.

¡En un poder arbitrario  jamás sobrevive el Déspota! Ni los ciudadanos!

Esta aseveración la comprueba el Dr. Mauricio Rodriguez Ferrara, en el capítulo 31 de la obra que comentamos con su tesis sobre el Derecho Subjetivo.

“Pasado el holocausto de la Segunda Guerra Mundial – dice– se instituyó el Tribunal de Nüremberg para llevar a juicio a algunos criminales de guerra que pudieron ser castigados. Y este fue el gran problema desde el punto de vista jurídico, que suscitó la constitución de dicho tribunal: ¿Cómo juzgar a personas por conductas atroces que no estaban tipificadas como delito en el ordenamiento jurídico del lugar donde fueron cometidos?  Desde un ángulo positivista, por más atroz que pudiera haber sido la conducta, no existiría norma jurídica que lo sancionara. Pero desde un punto de vista iusnaturalista, se habían violado derechos implícitos en la naturaleza de las cosas, derechos inherentes al ser humano, a la razón humana. Los dos puntos de vista son irreconciliables” (cit. p,p, 99 a 200).
“Igual sucede con el derecho de propiedad, Desde el ángulo positivista sólo existe el derecho de propiedad en cuanto una norma jurídica lo respalda. Desde el ángulo iusnaturalista, el derecho de propiedad tiene existencia propia, independientemente de que exista o no un ordenamiento jurídico positivo que lo sustente. Pero en el derecho de propiedad es má fácil la explicación. Siendo el Derecho fundamentalmente un instrumento de dominación de quienes tienen, es fácil intuir que se quiera dar a la propiedad un carácter supra-jurídico, dada la importancia de los  bienes y las riquezas para el ser humano. El Derecho es un reflejo de la mentalidad dominante. Y en la mentalidad dominante, en casi todos los tiempos y lugares, se ha impuesto la injusticia y el egoísmo, fundamentalmente el egoísmo de bienes materiales” (ob, cit,p, 200).

“Volvamos al derecho a la vida: En los juicios de Nüremberg se apeló, de alguna manera, a esta concepción naturalista del derecho subjetivo para poder enjuiciar y condenar a los criminales de guerra. Ya hoy en día algo hemos avanzado  en el sentido de que existen tribunales de carácter internacional  para juzgar a los culpables de delitos como el genocidio, los crímenes de guerra y contra la humanidad. Sin embargo, en materia internacional todavía rige la ley de la selva. Las y los criminales  de una pequeña nación, o las personas vencidas en una guerra, siempre podrán ser llevados a estos tribunales. Pero a quienes vencen, o a quienes disponen de más fuerza, no podrán enjuiciárseles porque no habría fuerza suficiente para ello. ¿Quién enjuicia y con cuál fuerza, a las potencias más poderosas?”.

Aguda observación jurídica ésta, propia de un Científico del Derecho, como lo es el autor de la obra que comentamos, Doctor y Docente de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad de Los Andes, Mauricio Rodríguez Ferrara. Tesis que coincide con gran precisión conceptual, con la tesis sobre las Energías físicas de las Ciencias Físicas, Atómicas, Mecánicas, Económicas, Políticas y Sociales, que sustentan los investigadores en estos campos del Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL) “La igualdad teleológica de los órdenes sociales”, en los grupos  socio económicos, socio políticos, en sus Secciones dinámicas vectoriales y sub vectoriales concurrentes, simultáneas, reversibles y “útiles, completas y oportunas, dentro del Catastro Social Físico, nacional e internacional, con la tesis que han denominado: “Civilización Emergente del Siglo XXI”.

¿Por qué Científico?

Porque, como afirmamos en el párrafo anterior, no hay lugar a dudas que la investigación por él realizada se ajusta al máximo, a todos los requerimientos que corresponden a un investigador científico, según la teoría falsable de Karl Popper,  no desmentida científicamente, hasta la fecha, además del juicio probo de sus afirmaciones, que tipifican un Derecho como prudencia  en el actuar jurisdiccional, como se desprende de la lectura de la obra de la Jefe y Director de las Cátedras de Introducción al Derecho y de Filosofía del Derecho, Maria Luisa Tosta en la Universidad Central de Venezuela, Universidad Simón Bolivar de Caracas, y otras Universidades del País, y Director de los Institutos de Filosofía, y, de Derecho Privado de la Universidad Central, citada, en su obra “El Derecho como Prudencia” 2003. Vadel Hermanos Editores, C.A. Valencia –  Caracas. Venezuela.

El autor que comentamos, recoge en su obra: “Comprendiendo el Derecho”, los postulados esenciales de la Escuela Positiva de la Teoría Pura del Derecho, de Kelsen y de la Estructura Escalonada del Derecho, de Merckl, de la Escuela Positivista del Formalismo Jurídico de Viena, como se observa de su lectura y ejemplificación.

Por ello, el Científico del Derecho, Dr. Mauricio         Rodríguez Ferrara, va aún, más allá en la obra que comentamos:

En el capítulo 32 nos explica, someramente, la razón de ser del derecho subjetivo de Propiedad cuyos orígenes se pierden en las milenarias épocas dialécticas del Tener y Poseer del hombre primitivo en la Alta Edad de Piedra, y la evolución cultural con efectos civilizadores hasta nuestros actuales días, partiendo de la ignorancia, miedo y temor de los primeros pobladores del planeta tierra, que aprendieron a erguirse como humanos afincados a las plantas de sus pies, igual como lo hacemos hoy, para diferenciarnos de los Simios, que, aún cuando descendientes de los primates mamíferos inferirores, se desplazan en los árboles utilizando sus extremidadas superiores, por no poderse mantener en tierra en forma erecta, por la propia anatomía inherente de sus miembros inferiores y su larga y fuerte cola, como se ha demostrado por los actuales adelantos de las ciencias biológicas y zoológicas, además de las genéticas.

El tener y el Poseer se viven, originariamente, en medio de la violencia y de la guerra entre tribus, en atención a  necesidades de subsistencia en todo sentido, pero sin orden alguno.

Cuando en el transcurso de milenios de centurias surge el Derecho, como imposición de los más fuertes sobre los más débiles, hasta que al nacer la norma jurídica por un acto humano de consciencia moral y ética para diferenciar y respetar lo mío de lo tuyo en todos los aspectos del vivir.

El tener y el poseer se vivencian en la experiencia personal de las personas individualmente consideradas, a partir del momento en que dichos conceptos son recogidos  con sentido concreto como institución semántica jurídica  en la época humana evolucionaría hacia valores transcendentes superiores de la escala axiológica inherentes a la condición humana, pues hay que comprender al ser humano en la dialéctica de su personalidad individual, para poder comprender su obra que es la normativa jurídica positiva, como resultado de su propia condición humana, la cual se expresa por símbolos convencionales pero concretos y claros que permitan comprensión única en la emisión y recepción del mensaje, sin posible alteración, como medio de comunicación social entre los grupos humanos organizados que conviven a nivel individual, social, familiar, comunidad vecinal, municipal, regional, nacional e internacional.

Estos conceptos se empezaron a estructurar con carácter positivo, lo cual justifica y siempre justificará la pregunta que el autor se formula en la obra que comentamos: ¿de dónde proviene la Norma Jurídica? ¿Cuál es la Fuente última de la Norma Jurídica y de su evolución hacia el logro de esos valores trascendentales de los que hemos hablado? La única respuesta es: con la institucionalización del colosal Derecho Romano que se ha proyectado en forma dialéctica y semántica hasta nuestros días tal como hoy lo vivimos, con instituciones mejoradas que han culminado en los Estados Democráticos de Derecho de nuestros tiempos.

En todos los Estados Democráticos de Derecho, los Hechos y Actos Jurídicos se conceptúan y definen con sus elementos y características humanas. Las faltas y los delitos por incumplimiento del deber jurídico contenido como supuesto de hecho de la Sanción Penal, son tratados en sus consideraciones bastante generales propias de una obra de esta naturaleza.  (v.  autor, ob., cit,  capìtulos 33 y 34, p,p, 209 a 219).

En el capítulo 35, el autor comentado hace referencias generales a la bilateralidad de los contratos en cuanto al acuerdo de voluntades para su formación,  perfeccionamiento y cumplimiento así como para su resolución. En todo caso, se trata de recordatorios      elementales muy generales para profesionales versados en la materia. No es, propiamente, un texto de estudio para esta extensa asignatura, de la cual es profesor Titular en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad de Los Andes. Mérida. Venezuela.

En el Capítulo 36, Rodríguez Ferrara hace unas consideraciones elementales sobre la Pena de Muerte, para teminar así:

“Vale muy bien hacerse una pregunta:

“¿Quién tiene derecho a quitale la vida a una persona?

Si la pena de muerte no trae consigo ninguna consecuencia positiva, ¿por qué mantenerla?”

Este argumento es, indudablemente de gran contenido en el sentimiento humano. Baste con recordar que los Derechos Humanos están contra toda aplicación de la pena de muerte, en los Países del Mundo, como lo están contra toda tortura o sufrimiento físico, moral o intelectual.

En honor a la Semántica Didáctica, nos sentimos obligados a hacer una considreración sobre el significado del vocablo: “Elemental”, desde el punto de vista lingüístico idiomático, para evitar equívocos en quienes no manejan el idioma español desde el punto de vista internacional.

Elemental, es un vocablo o principio físico o químico que está presente en la formación de todos los cuerpos de cualquier naturaleza que éstos sean. De aquí  emana el sentido y contenido semántico didáctico de la expresión.

Se trata, así, de un principio superior de todo conocimiento posible.

¡Quien conoce a fondo los elementales, conduce y practica el sendero de la sabiduría!

Además. La tarea no es fácil. La ejemplificación que nos brinda Mauricio Rodríguez Ferrara en su obra, es sencilla como su estilo de vida y de dicción, lo cual permite a cualquier lector captar los elementales, con toda claridad y precisión. De ahí, el gran valor cultural e intelectual para nuestro idioma, de la obra que comentamos.

Para una clara comprensión de lo anterior expuesto debemos tener presente que, la palabra CULTURA, fue definida y adquirió sentido lingüístico-didáctico para las generaciones de finales del siglo XIX y para las de los siglos XX y XXI, en especial.

Tuvo su reconocimiento universal durante las décadas de los Años 1900 y, principalmente, 1930 y 1960 en adelante, con perfiles y características propias desde el punto de vista semántico-didáctico, para una clara emisión y recepción de mensajes para el buen funcionamiento de la Comunicación Social en cuanto a su conocimiento dialéctico, único reconocido en el lenguaje científico, literario y técnico además del normal y general, cuando se descubren las leyes semánticas, didácticas y dialécticas  que rigen el mundo de la Cultura, opuestas y contrarias a las que rigen el mundo de la naturaleza que igualmente tiene su propio perfil.  Es el mundo de la cultura con sus sentidos preciso semánticos-didácticos y el mundo de la naturaleza con sus explicaciones causales que están regidos por dos leyes distintas: La de la Finalidad  Semántica-Didáctica  de la Cultura, y la de la Causalidad comprensible de las Ciencias Causales.

La Vega de La González, Ejido, Estado Mérida-Venezuela,  18 de septiembre de 2008.

MARIANO UZCÁTEGUI  URDANETA.

MUU/au.

—————————————-